viernes, 13 de febrero de 2015

¿ÁNGEL GABILONDO EN LA BOCA DEL LOBO?

 
Lazarillo

Coincido con lo que ayer mantenía Iñaki Gabilondo al comentar el proceso autodestructivo en el que se ha empeñado el Partido Socialista tras la destitución de Tomás Gómez al frente del PSOE en Madrid y la sustitución de su candidatura a la presidencia de la región para las elecciones de mayo. Creo que en su día fue un gran error haber elegido a Pedro Sánchez como secretario general, siendo como era el peor de los tres candidatos a ese puesto. No va a ser cambiando caras como el Partido Socialista pueda devolver credibilidad a sus siglas, por más que ayer se haya empeñado el diario El País con una encuesta de urgencia made in Rubalcaba en la que el efecto de la destitución de Gómez parece haber logrado el milagro de dar al PSOE los votos requeridos para liderar las estadísticas. Tan excesiva como esta encuesta me parece la posibilidad de que un nuevo candidato levante en Madrid las expectativas de ese partido en los comicios de mayo. Suena como alternativa a Gómez, pero sin primarias, Ángel Gabilondo, exministro de Educación del gobierno de Zapatero. Pero su hermano dijo ayer, al término de su atinado comentario, lo que sigue: "¿Qué persona inteligente querría meter su cabeza en la boca de este lobo?". El lobo es un partido sin dignidad que cambia la cerradura del despacho de Gómez para que quien se había ganado la confianza de los militantes madrileños no pueda acceder a recoger sus cosas en la sede del Partido Socialista. Bochornosa decadencia de un partido al borde de un ataque de nervios y de una posible escisión. El aliento de Podemos lo está desquiciando. 

 DdA, XII/2921