sábado, 13 de diciembre de 2014

EN LA MUERTE DE MANUEL LÓPEZ


ml retrato 200 Manuel López, un buen fotoperiodista, un buen amigo

Rafael Jiménez Claudín

Manuel López (Buimorto, A Coruña, 21/02/1946), editor adjunto de Periodistas en Español, ha fallecido víctima de un cáncer este 12 de diciembre de 2014, en Denia (Alicante, España) ciudad en la que residía desde 2009 y desde la que mantenía una supervisión constante sobre cada noticia o artículo de opinión publicado en Periodistas.
Me va a costar trabajo acostumbrarme a no recibir sus correos diarios con advertencias y críticas sobre la edición diaria de Periodistas, acabo de abrir la carpeta donde archivo sus correos desde que en 2009 le propuse incorporarse a este proyecto de forma activa, creando el área Foto y sus primeras secciones informativas.
Su criterio se extendió después al resto de contenidos y su trabajo acabó abarcando al conjunto de áreas informativas y de opinión, hasta el punto de hacerse cargo de la edición en diferentes ocasiones, y por ello aprovechamos la última reestructuración a que nos obligó la tecnología para que apareciera como editor adjunto de Periodistas, no aceptando la denominación de coeditor porque en su concepto de las redacciones seguía importando la pirámide decisoria, y además no le apetecía decir no a decenas de artículos que llegaban a nuestros correos pero no encajaban en nuestra política editorial.
En el ámbito de la fotografía me enseñó todo lo que conozco, porque mi base era un curso que hice en el Fotocentro de Madrid a principios de los setenta y la experiencia adquirida como fotoperiodista en Portugal. A mi regreso a España, le conocí a través de unos amigos comunes cuando ya trabajaba en Cuadernos para el Diálogo, y recuerdo que me guió para abrirme un hueco en aquellos tiempo de mucha competitividad entre fotógrafos independientes, y cuando los de plantilla te miraban con conmiseración en las ruedas de prensa.
He seguido su carrera profesional desde entonces, en Cuadernos para el Diálogo, en El Periódico de Madrid y en El Periódico de Catalunya y en la revista Tiempo como fotógrafo o editor gráfico. Y después en la edición española de la revista francesa Photo, para pasar posteriormente mes a mes por el quiosco para comprar FOTO, revista con la que aprendí a mirar de otra manera las fotografías que se publicaban en la prensa, y también a valorar la fotografía como arte.
Si tenemos en cuenta sus orígenes rurales y su trayectoria vital desde que su familia tuvo que emigrar a Alemania en 1963, y que su pasión por la fotografía tuvo que satisfacerla inicialmente como fotógrafo ambulante y freelancer en Alemania y Suiza, después de estudiar primero a distancia en la Famous Photographer’s School, Nueva York-Amsterdam, y después en la Bikla-Schule für Fotografie und Fotografik (posteriormente Lehr-Institut für Techno-Grafik), Colonia, creo que Manuel López merecería un reconocimiento al mérito en el trabajo.
Pero sus méritos no se limitan al mundo del trabajo, ya que en el ámbito social acumula un currículo dilatado, vinculado a la profesión, pero también a sus convicciones religiosas y su carácter solidario.
Que yo recuerde, es miembro cofundador del Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad (MDPL), miembro de la Asociación Española de Periodistas y Escritores Evangélicos (AEPEE), es cofundador de la Asociación Nacional de Informadores Gráficos de Prensa y Televisión (ANIGP-TV), de la que fue secretario general; es cofundador de la Asociación de Periodistas Evangélicos de (APEE), fundador y presidente de la Fundación Española de la Fotografía (FEF), y miembro de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), institución en la que nos habíamos comprometido a asistir juntos al homenaje que nos tendrían que dar en 2036, al cumplir ambos 90 años.
También destacó en la defensa de los intereses profesionales ante la Administración, y fue vocal por el sector de la fotografía de la Comisión Redactora del anteproyecto de Ley de Propiedad Intelectual ante el Ministerio de Cultura de España, y consiguió organizar el primer encuentro de un ministro del Gobierno –Javier Solana, ministro de Cultura– con un grupo de fotógrafos formado por Francesc Catalá-Roca, Manuel Falces, Joan Fontcuberta, Nicolás Müller, Carlos Pérez Siquier, Alberto Schommer y Víctor Steinberg.
El reconocimiento a Manuel López como fotógrafo es internacional, desde 1982 ha sido invitado como periodista especializado a todas las ediciones de Photokina en Colonia, la Meca ferial del mundo de la imagen, en la que en 1986 fue invitado de honor con motivo de la celebración de los 50 años de la fotografía en color. También asiste como experto invitado por España en los Zeiss Symposium cuatrienales de tecnología óptica y optoelectrónica organizados por Carl Zeiss en Oberkochen, Alemania. También fue invitado de honor por España a los actos de conmemoración del Centenario de la invención de la fotografía por la Cámara Francesa de Comercio Exterior y Asociación de la Industria Fotográfica Francesa, en Mulhouse-Estrasburgo (Alsacia, Francia).
Asimismo quisieron contar con su presencia en las World Summit de GfK, cumbres mundiales anuales sobre los mercados de electrónica de consumo y fotografía e imagen, en Núremberg; en el primer seminario internacional de expertos en tecnología de tratamiento electrónico de la imagen, convocado por IS&T (Imaging Science & Technology), de Estados Unidos, y la Asociación de Fotógrafos Profesionales en Herzelía, Israel; o en el Salon Photo Videò que se celebra en la Puerta de Versalles, en París.
En México, donde actualmente le preparaban un exposición en el centro cultural de Ensenada, ya estuvo en 2007 como artista invitado con exposiciones en el Centro Asturiano y la Biblioteca Nacional.
No escribo sobre su ingente participación en encuentros profesionales o de formación para no hacer interminable este escrito en su memoria, pero sí dedicaré unas líneas finales para recordar que entre las distinciones que ha recibido está el de figurar en la Gran Enciclopedia Gallega, en la Galería de fotógrafos ilustres de Blanco y Negro, en la galería de personajes Galegos na escaleira en La Voz de Galicia, en Publio López Mondéjar, Historia de la fotografía en España, editado por Lunwerg; incluido en Summa Artis, volumen LXVII, La fotografía en España desde los orígenes hasta el siglo XXI, editado por Espasa-Calpe; incluido en el Diccionario Espasa de Fotografía; y en 2006 fue nombrado “Fotógrafo histórico” por la Diputación de A Coruña.
Periodistas en Español