domingo, 16 de noviembre de 2014

¿¡VAMOS, ASTURIAS! O ¡VÁMONOS DE ASTURIAS!?

Jaime Poncela

*Noticia: “una inspectora de Policía encuentra 80 euros en un cajero y los devuelve”. Brillante. El periodismo de imbecilización es una realidad. O eso o el periodista y el periódico quieren decir que los policías honrados son una excepción. Átenme la mosca por el rabo.

*Hablando de rabos. Rueda de prensa imposible. Monago, ¿que hago? ¿Qué tal se da la belllota en Canarias? ¿Llevas plátanos al archipiélago como quien lleva hierro a Bilbao?
-¿Dónde vas?
-Bellotas traigo, viajes me pagan, víctima soy.
El Mono de Monago será el juguete más vendido estas Navidades. Con más de mil respuestas diferentes a la misma pregunta. Reserven ya su Mono de Repetición Monago. Un regalo imprescindible.

*Titular del diario El País. “Podemos corona a Iglesias…” Bajo la atenta dirección espiritual de Juan Luisito Cebrián, académico de número en la RAE como saben, el diario que es de derechas pero no lo quiere saber se va convirtiendo en un prescriptor aventajado de la lengua castellana. El País redescubre el uso de los verbos. Se empieza por escribir que Podemos “corona” a Iglesias y cualquier día leeremos que los españoles han “elegido” a Felipe VI y su ovetense esposa. Atentos.

*El BBVA propone que cada uno se pague sus despidos. Qué menos, hombre. Una limosnita para este pobre banquero. La madre de Groucho Marx ya inventó esa receta al patentar los macarrones rellenos de bicarbonato, capaces de causar y curar las indigestiones la mismo tiempo.

*Pedro Sánchez (ahora conocido como Pdro Snchz) secretario general del PSOE es guapito y suave, tieso como un Madelmán, artificial como una flor de cementerio, dotado de una belleza de estampita, discurso de recetario y un argumentario que se diría de cartón.

*Javier “Aferrado” Fernández ya está en precampaña. Luce en el cartel camisa blanca arremangada y el gesto firme de estar pidiendo a mano alzada una de hígado encebollao en el chigre de la madre de Fernández Villa “el confuso”. Reza el cartel “¡Vamos, Asturias!”. Lo que no dicen es a dónde vamos o si el cartel es una errata (como todo lo demás) y lo que pone es, en realidad, “¡Vámonos de Asturias!”.

Mañana más.

Artículos de Saldo  DdA, XI/2844