domingo, 26 de octubre de 2014

EL PERIODISMO DE LA REALEZA Y EL PERIODISMO DE LA REALIDAD

Félix Población

Esta oportuna fotografía, que presenta a un agente mezclado entre el público tratando de secuestrar en Oviedo una enseña repúblicana que pretende mostrar a los reyes de España la disconformidad de una parte de la ciudadanía con el vigente régimen, demuestra hasta qué punto se pretende ocultar la realidad social en eventos como el de los premios Príncipe de Asturias y se conculca la libertad de expresión. En concreto y por señalar otro caso, a un exconcejal del Ayuntamiento de Oviedo, militante Izquierda Unida, también se le quitó de las manos una bandera tricolor. En cuanto al permiso otorgado por la Delegación del Gobierno a la manifestación, se estipulaba que tenía derecho a ocupar toda la Plaza de la Escandalera, permiso que la policía redujo en la práctica a la mitad del recinto. 

Al acto acudieron varios miles de manifestantes (entre 3000 y 6000) bajo el lema Somos reales y aglutinados en torno a las llamadas Marchas de la Dignidad, que concurrieron desde diversos puntos de España. No hubo apenas noticia o ninguna noticia (como en RTVE) en los medios de comunicación dominantes. Las gaitas oficiales hicieron su papel como murallas de sonido para que los gritos y abucheos de los congregados no llegaran hasta los oídos reales. Tampoco llegaron apenas hasta los dos diarios asturianos del viejo y caduco periodismo convencional, que se engalanaron con sus más manidos y rancios epítetos para festejar a la jefatura del Estado. 

Solo un medio, a mi juicio, dio complida información gráfica y textual de cuanto ocurrió en la capital de Asturias dentro y en los alrededores del viejo Teatro Campoamor. Celebro que Asturias24 haya sabido, además, titular con objetividad en su portada las dos noticias que tuvieron lugar en ambos y contrastados escenarios: El rey reclama más conciencia social y un impulso moral y ético... Y la calle grita contra los "fartones". Enhorabuena, porque eso es periodismo del que está en marcha en la Red, capaz de reflejar lo que pasa en el país y en Asturias. Un periodismo más digno para un país más digno.

PS.- A propósito del titular que corresponde a Felipe VI, es preciso recordar que la fortuna de su padre alcanzaría los 1.600 millones de euros. La cifra surge del trabajo de la Universidad de Bruselas liderado por el profesor Herman Matthijs, especialista en los presupuestos y patrimonios de las casas reales europeas. El informe académico lleva fecha de 2012. Por entonces, se estimaba la riqueza del exjefe de Estado en unos 1.800 millones, pero, como todo en la crisis, se ha depreciado. El montante es tildado de exagerado e inexacto por la Casa del Rey. Coincide, sin embargo, con los estudios de la revista Forbes y del diario estadounidense The New York Times



               DdA, XI/2825