jueves, 9 de octubre de 2014

EL NUEVO/VIEJO DINDURRA SE ABRE A UN NUEVO SIGLO

Lazarillo

Los ausentes estamos deseando volver a entrar en el viejo/nuevo café Dindurra de Gijón, inaugurado ayer en la ciudad cantábrica, y que según dejan ver las fotografías ofrece un aspecto inmejorable, con un respeto absoluto al escenario que durante más de un siglo fue punto de concurrencia, ocio y tertulia para varias generaciones de gijoneses que, como el antiguo café, se nos han ido en los últimos años. El viejo establecimiento, como quienes se sentaron en sus sillas durante el pasado siglo, fue testigo de una historia azarosa con más sombras que luces. El nuevo, recién abierto, vivirá lo que dé de sí esta nueva centuria y lo que las nuevas y futuras generaciones proyecten a lo largo de su ignoto discurrir. Con la restauración del Dindurra, la ciudad refuerza la indentidad de su memoria y abre las puertas de su café más carismático a un futuro que acaba de empezar ayer. Este Lazarillo está deseando saber, vivencialmente, si cuando vuelva a entrar en el viejo/nuevo local, su renovado ámbito mantiene aún la sutil evocación del pasado que le sugería el antiguo. Será la prueba decisiva para certificar lo acertado de la restauración.


                            DdA, XI/2810