viernes, 20 de junio de 2008

SALAMANCA, CAPITAL DE LA MEMORIA HISTÓRICA, TIENE 24 SÍMBOLOS FRANQUISTAS


Félix Población
Presidido por el ministro de Cultura, ayer se reunió en Salamanca el Patronato del Centro Documental de la Memoria Histórica que tendrá su sede en aquella capital. Como es sabido, la citada entidad, cuya base fundacional se inspira en la ampliación del extinto Archivo General de la Guerra Civil, albergará entre otra documentación procedente del Archivo General de la Administración, así como de fundaciones y archivo personales ubicados en España, material conservado hasta ahora en diversos países de Europa y América durante el largo exilio republicano.

Será por lo tanto el CDMH un centro sumamente valioso para el reconocimiento y estudio de la Segunda República Española, con su deplorable diáspora, silenciadas y/o vilipendiadas por el franquismo, que la vigente democracia no ha divulgado con la dedicación y profundidad que merecen y cuya difusión es indispensable para tratar de erradicar en el porvenir las sinrazones atentatorias contra la libertad y convivencia de la ciudadanía.

Por eso, y porque el pasado 26 de diciembre las Cortes Generales aprobaron la que se ha dado en llamar Ley de la Memoria Histórica, que según podemos leer textualmente pretende reconocer y ampliar derechos a favor de quienes padecieron persecución o violencia por razones políticas e ideológicas o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil y la Dictadura y promover su reparación moral, no parece nada coherente que la ciudad en la que tendrá su ubicación el Centro Documental de la Memoria Histórica cuente al día de la fecha con hasta 24 símbolos franquistas.

Es de todo punto razonable exigir por lo tanto, como acaba de hacer el Partido Comunista de Salamanca, que se aplique en aquella capital con más motivo que en otras el artículo 15 de la mencionada Ley 52/2007, según el cual es obligación de las administraciones públicas tomar las medidas oportunas para la retirada de escudos insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación personal o colectiva de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura.

Conviene insistir en que el CDMH se instituye en Salamanca a partir del Archivo General de la Guerra Civil, centro donde se alberga (salvo la documentación reclamada y en parte devuelta ya a la Generalitat de Cataluña) el material administrativo, hemerográfico y bibliográfico incautado por el ejército franquista durante la Guerra Civil a las organizaciones y partidos republicanos, así como el fichero general de los varios millones de españoles que fueron represaliados a lo largo del conflicto armado y los casi cuarenta años de dictadura.

Más de un investigador extranjero, que visitó esas dependencias y se topó luego en la Plaza Mayor de Salamanca con la efigie del Caudillo represor, no ha podido evitar una indignada perplejidad ante tamaña incongruencia.