jueves, 25 de octubre de 2018

MUERTE DE UN BANQUERO QUE NO MURIÓ DE UN INFARTO

Lazarillo

Acaba de salir a la calle esta novela de poco más de 250 páginas, adscrita al género negro y publicada por Ediciones el Garaje, de la que es autor Jesús Burguera, que esperamos sepa aprovechar literariamente lo que su asunto. (Es de recordar que el banquero Botín murió oficialmente de un infarto y su hija doña Ana es la sucesora). En el libro, el banquero se llama Justo Sanchís, presidente del banco más poderoso del país, y muere, según la versión oficial, en su casa a causa de un infarto. No hay autopsia ni informe forense. Su hija, heredera de la presidencia, cree que fue asesinado. Contrata a Paco Lobo, ex policía con quien le une una antigua relación, para que investigue las circunstancias de la muerte.
La de Justo Sanchís no es la única muerte que aparece en la trama… Algunas guardan una cierta conexión con la del banquero. Pero no todas. En su investigación, el ex policía recorre el universo que gira en torno al gran banco. Políticos, fondos de inversión, bufetes de abogados, rivales y víctimas del muerto… Una fauna de personajes oscuros, movidos por los hilos del dinero. Paco Lobo ha de ir desenredando esos retorcidos hilos, apenas penetrables, para comprender el sentido de una muerte que resulta ser nada natural.Todo ello nos precipita hasta la gran sorpresa final y nos muestra cómo la muerte de Justo Sanchís es el trasunto de un universo que acaba a manos de unos nuevos propietarios del mundo.

DdA, XV/3992

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario