lunes, 25 de junio de 2018

TOCA EL ESTADO FEDERAL EN ESPAÑA


Jaime Richart

Una muy vieja aspiración de la progresía española que nunca acaba de fraguar...  Y puesto que, visto lo visto, el Estado de las Autonomías ha fracasado, en España, un país de pruebas forzosas de convivencia a lo largo del tiempo, ha llegado la hora del Estado Federal.

En efecto, si la voluntad política y la de los votantes se concentrasen  en cambiar la monar­quía por la República y el Estado de las Autonomías por el Estado Federal, España acabaría con la mayor parte de sus problemas teóricos que desestabilizan lo suficiente al país como para ser causa y efecto al mismo tiempo de los proble­mas prácticos.  Sólo así estaría a la altura de los tiem­pos. A fin de cuentas España es un territorio que, a es­cala, es de mor­fología similar a la de los Estados Unidos de Amé­rica, que es el paradigma de la democracia burguesa.

En todo caso la característica principal del Estado Federal es que el gobierno central se limita a gestionar la política exte­rior de los Estados que lo integran, y estos disponen de la máxima libertad para regular lo demás confor­me a su oro­grafía, a su naturaleza y a la idiosincrasia de su pobla­ción. El Senado se configura como una efectiva Cámara te­rritorial y no como un órgano que ahora es en España prácti­camente in­operante. Todo ello se com­pleta con un pacto fiscal y una transforma­ción a fondo de la Administra­ción de Justicia... 

Las diferencias entre el Estado de las Autonomías actual y el Estado Federal, pese a lo que dicen sus opositores, son nota­bles. La prueba concluyente sobre esas diferencias está en los graves problemas originados, cada uno en su mo­mento, por los Estatutos vasco y catalán enjuiciados por los magistrados conservadores españoles.

Y es que no es posible una verdadera y prolongada paz for­mal y de fondo en una nación compuesta de territorios  con muy diferentes sensibilidades y culturas que se mantie­nen adosados a la fuerza; por la fuerza de una constitución ampa­rada subrepticiamente en la carcoma de un éxito en la guerra civil administrado por los herederos de los vencedo­res. Y luego, por fuerzas económicas astuta­mente manejadas por los mismos que se obstinan en mante­ner unidos, artifi­cialmente, a 47 millones de perso­nas en más de quinientos mil kilómetros an­tropoló­gi­camente heterogéneos, bajo una bandera que a po­cos más que a ellos repre­senta...

El Estado Federal es una cuenta pendiente en España que ha de superar, primero su historia anterior en­tre 1939 y 1978, luego las particularidades e historia de sus res­pecti­vos y bien definidos territorios, y luego la mezcla de sensibi­lidades con­trapuestas que, como los dos po­los de un imán, hacen de ella una nación difícilmente go­bernable.

En resumen, sólo en el Estado Federal, con una amplísima autonomía e interdependencia de sus respectivos territorios está la solu­ción. Sólo así podría darse por terminada en Es­paña la madu­ración política que de otro modo a muchos nos pa­rece imposible...

DdA, XIV/3887

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario