jueves, 6 de julio de 2017

MOTIVOS FRANQUISTAS Y HUESOS SIN NOMBRE


Félix Población

Han pasado más de cuarenta años desde la muerte del dictador y casi diez desde la aprobación de la Ley de Memoria Histórica que el vigente gobierno desprecia porque entre sus atribuciones no está la de cultivar la memoria democrática de España. Tampoco, aplicar lo que instruye el Comité de Desapariciones Forzadas de la ONU, que ha instado al gobierno de España repetidamente a que busque a las personas desaparecidas durante la dictadura franquista (114.000), pues un desparecido no se cierra hasta el momento  "en el que la persona aparece con vida, se encuentran sus restos o se restituye su identidad". 

En este país lo que aparece, permanece o reaparece, como muestra la imagen, son imágenes como la publicada por El Periódico de Cáceres, tomada en la piscina municipal de la pedanía de Rincón de Ballesteros, y ante la que la alcaldesa de aquella ciudad ordenó de inmediato su pronta eliminación, tras topársela en una reciente visita. El lugar fue hasta 2010 escuela municipal, sin que nadie al parecer reparara hasta ahora en el dictatorial y bien visible motivo que ilustra una de sus paredes y que debe datar de cuando Rincón fue fundado como pueblo de colonización en 1952, en plena dictadura. 

Que lo huesos de quienes combatieron contra ese régimen permanezcan enterrados sin identidad en fosas y cunetas, sin que hayan sido erradicados los motivos que exaltaron a sus ejecutores, denota hasta qué punto es paupérrima la consistencia democrática de la monarquía de 1978, sobre todo si se tiene en cuenta -leyes mordaza incluidas- que actualmente hay quienes pretenden  y aplican la segregación de niños y niñas en los colegios, tal como ocurría durante el viejo régimen y queda reflejado en la fotografía. Algunos no hemos podido olvidar todavía -porque es consistente la herida de aquella memoria- lo que algunos clérigos franquistas propalaban del seductor género femenino  para reprimir nuestra sexualidad recién descubierta.

DdA, XIV/3579

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario