domingo, 2 de julio de 2017

ASUNCIÓN MENDIETA VELA A SU PADRE 80 AÑOS DESPUÉS

La imagen puede contener: personas sentadas e interior


Félix Población

Asunción Mendieta, única hija con vida de los siete que tuvo Timoteo Mendieta, asesinado por la dictadura franquista en 1939, hubo de recurrir a la justicia argentina para hacer posible la recuperación de los restos de su padre y, consiguientemente, su digno enterramiento. 
Casi ochenta años después de la ejecución de su progenitor, la imagen de esta anciana de 91 años en el tanatorio de Madrid debería haber sido la imagen de la Transición o, si no, la imagen que deberían haber hecho posible los primeros gobiernos del Partido Socialista, de 1982 a 1996 (¡catorce largos años, catorce!). 
Muchos hijos, cónyuges, hermanos y amigos de las víctimas de la dictadura enterradas como alimañas en fosas y cunetas,  habrían podido tener la oportunidad de ver en vida lo que esta mujer nonagenaria, Asunción Mendieta, consiguió vivir hoy en el cementerio civil de Madrid: dignidad, justicia y reparación para los huesos de su padre. 
Todos esos descendientes de los vencidos asesinados han muerto pensando, a lo largo de esos catorce años de gobiernos socialistas, lo mismo que los indignados del 15 M gritaron en las plazas en la primavera de 2011: lo llaman democracia y no lo es.

PS.- La televisión pública estatal ha silenciado el entierro de Timoteo Mendieta y la lucha que lo hizo posible.

DdA, XIV/3576

1 comentario:

Anónimo dijo...

Añada losu siete años de ZP y su insuficliente ley de MH.

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario