viernes, 13 de enero de 2017

OTRO PERFIL DE LA TONTUNA CONSUMISTA: EL DÍA DE LA DEVOLUCIÓN


Jaime Richart

Dicen que no, pero yo no me lo creo... España es, a buen seguro, el país occidental con más fiestas por habitante y día. Entre fiestas civiles, religiosas, locales, estatales, autonómicas y comerciales, este país es un jolgorio permanente.

Pero en cualquier caso, lo mismo que una cosa es el trabajo (casi por definición para otro o para otros), y otra la laboriosidad (se puede ser muy trabajador y poco laborioso, y al revés), y una cosa es el descanso y otra la holganza, una cosa es comprar lo necesario o lo superfluo de modo ocasional, y otra comprar sin ton ni son, compulsivamente (quien puede, claro está), también por definición en los centros comerciales. Qué poco dice, por cierto, en favor suyo esa gran porción de sociedad aficionada a comprar ropa y trastos al capricho, por estar fácilmente a su alcance gracias a la abundancia de lo fabricado y ofertado en el comercio.

En todo caso me refiero aquí a un fenómeno observable sobre todo en las grandes capitales donde la ansiedad, la depresión y la soledad se enseñorean de la vida individual... Me refiero a una manía, que en los últimos tiempos se añade al consumismo sin más: la de comprar para devolver; para devolver de un día para otro o en horas el artículo comprado. Una prácticacada vez más extendida a pesar de que suele ser agotadora. Pues el trámite que va desde el momento casi erótico de la decisión de comprar y llevar la compra a casa, hasta la devolución, primero puede resultar tan excitante como el coito, pero después suele sermuy engorroso. Pues forma parte de la devolución del artefacto o de la prenda preocuparnos de que no falten componentes, de que todo esté bien envuelto o embalado, y a continuación, preparar el motivo que resulte convincente a quien nos atienda en el acto supremo de la devolución para luego desplazarnos al punto de la compraventa y unirnos en una cola interminable a los adictos que van a devolver.  Al final, quizá nos damos cuenta de que el dinero recuperado no compensa las cautelas y fatigas para conseguirlo. Pero aún así, repetiremos tan insustancial como estúpida liturgia, animados por las propias grandes cadenas de comercio: "lléveselo, si no le interesa le devolvemos el dinero" es la monserga.

En todo caso lo que quiero resaltar aquí a propósito de las compras de esa clase es que, como la práctica empieza a progresar en el país al compás de nuestra cretinez y son tantos los días de fiesta a lo largo del año, esta otra expresaría fielmente el perfil de la tontuna de estos tiempos: el a de la Devolución...

                                DdA, XIV/3439                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario