viernes, 23 de diciembre de 2016

DEMANDA JUDICIAL EN EL PSOE SI NO SE REPARTE LA PASTA DEL "GORDO"

sede-ferraz-psoe-loteria
Observen la leyenda que preside la conmemoración navideña
y reparen en el titular de la noticia, después de que el gerente del partido creyera que había perdido uno de los décimos premiados con el que se había quedado, hiciera la correspondiente denuncia y apareciera luego. Para colmo, algún diputado del PSOE repartió ayer la noticia como alentador colofón a un año negro. Ahora el año se pinta renegro, pura tiniebla, vamos.
 Luis Díez

El sorteo de la Lotería de Navidad de 2016 pasará a la pequeña historia de las paradojas de cómo la suerte se convirtió en desgracia. Desgracia para el PSOE, el partido en crisis, la formación política más castigada por los electores en los 365 días que la Tierra ha tardado en dar una vuelta alrededor del sol entre sorteo y sorteo navideño. Les cuento.
Resulta que en la sede federal del PSOE, sita en la calle de Ferraz, compran desde hace décadas el ‘número de Ramón Rubial’ para el sorteo de la Lotería de Navidad. Es el 91.674. Los trabajadores y los dirigente suelen comprarlo por costumbre. Quien más quien menos llevaba su participación. Los periodistas que cubren la información del partido, también. No es que el número del histórico presidente del PSOE, aquel vasco recio que ejercía la presidencia del partido como mediador entre los guerristas y los renovadores del amanecer, tuviera una magia o una ventura especial. De hecho, ni la pedrea le ha rozado en los últimos años.
En esas estaba el personal de Ferraz a las 13:00 horas de ayer cuando, al acudir a la copa navideña que organiza la sección sindical de la UGT con el nombre de ‘Vino Obrero’, se enteran de que a algunos compañeros les ha tocado el gordo, es decir el primer premio recién cantado por los niños de San Ildefonso, el 66.513. La noticia era estupenda, pero el hecho de que no fuera precisamente el número de Rubial decepcionó a muchos y puso sobre aviso a un ‘pedrista’ con una terminal mediática, una prima, en un periódico digital. “¿Cómo puede ser que a algunos les haya tocado el gordo y a otros no?”, se preguntó el ínclito, a la sazón Marcos Ramírez, en conversación con su prima y con otros compañeros.
Surgió de inmediato la petición de aclaraciones. El ‘número de Rubial’ no había sido agraciado, pero el gordo había tocado a algunos compañeros que llevaban el de la suerte. Lo ocurrido era sencillo de explicar. El encargado de comprar la lotería, Juan Miguel Rojo, conocido como Juanmi, que además de ser empleado del área de administración de Ferraz es secretario de organización de la agrupación de Entrevías (Madrid), adquirió las participaciones del número tradicional, el ‘número de Rubial’, en el despacho de lotería La Esperanza, que regenta un primo suyo. Como la compra era apreciable (unos 40.000 euros), el primo le regaló cinco participaciones de otro número, el 66.513, en el que fue a caer el primer premio.
Juanmi entregó a sus compañeros de departamento, comenzando por su jefe y responsable de personal de Ferraz, Goyo Martínez, tres participaciones de veinte euros cada una y se quedó con las otras dos. Los compañeros, al enterarse de que el gordo era de regalo por la compra de la lotería para el conjunto, pusieron el grito en la atmósfera y les exigieron que repartieran la dádiva, que, en este caso, no era grano de anís (490.000 euros), pero Rojo, Martínez, Restituto Hernández (jefe de administración) y una administrativa replicaron que verdes las han segado.
De la alegría inicial, con mensaje de Twitter incluido, se pasó a la discordia. Si la suerte va por barrios, el comité de empresa entendió que había caído en la misma manzana, en el mismo barco, y exigió a los agraciados que ingresen el dinero en una cuenta del partido para su equitativo reparto. El jefe de personal, Goyo, y el de administración, Resti, dijeron a este medio que no han incumplido la norma interna que les obliga a rechazar regalos de más de 60 euros. En este caso, la participación en el número premiado era de 20 euros. Pero el comité de empresa anuncia una demanda judicial si no reparten la pasta.
Así las cosas, la Gestora se vio obligada a aclarar en un comunicado a última hora de ayer que “el PSOE no administra, distribuye ni gestiona Lotería de Navidad” y que son los propios trabajadores los que se encargan de la administración y distribución del número jugado (91.674), que no ha resultado premiado. Y añade que “algunos trabajadores, a título personal, fueron agraciados con el primer premio”. En resumen, el azar no entiende de igualdad ni equidad, el materialismo dialéctico no corre por sus venas y al que Dios se la dé, san Pedro se la bendiga. Salud.

Cuarto Poder  DdA, XIII/3420

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario