martes, 23 de agosto de 2016

RAJOY ES UN TIPO RUIN Y MARRULLERO

Félix Población

Hay veces en que, por más que trate de dominarse uno y pasar de la casta política -con nombre, apellidos y pedigrí-, el intento resulta baldío. Uno acaba por estallar y no puede dejar sin un comentario a modo de vómito lo que determinada decisión, actitud o estrategia de un político al uso y abuso promueve. 

Hubiera preferido eludir la opinión que me merece la determinación del presidente del Gobierno en funciones de fijar para el 25 de diciembre la posibilidad de unas terceras elecciones generales, tras posponer una semana su respuesta a las condiciones de Ciudadanos para hacer posible la investidura de don Mariano. Algo así no se puede pasar por alto, sin embargo, pues lleva consigo una intención miserablemente chantajista que tiene por objeto tratar de ganarse la abstención del Partido Socialista y evitar así esa tercera convocatoria electoral. 

Don Mariano, al que considerábamos simple por su condición, exposición y virtudes políticas, se acaba de retratar como el más ruin y marrullero de los jefes de Gobierno que ha tenido este país en los últimos cuarenta años. Pretender que las mesas electorales coincidan con la mesa de Navidad en España, con tal de mantener a toda costa al señor Rajoy en La Moncloa, es un dislate de tal magnitud que debería reforzar la postura actual del PSOE en contra del Partido Popular, antes que cuestionarla o ponerla en duda como se pretende desde algunos círculos.

Parto para esta apreciación de la que una buena parte de los ciudadanos deberían hacerse ante la bochornosa actitud de don Mariano: quien es capaz de utilizar de modo tan ruin el chantaje, imponiendo el día de Navidad como fecha electoral si no se transige con sus afanes de protagonismo y desmedida ambición de poder, no debería aspirar bajo ningún concepto a ganarse la confianza de los electores en las urnas. Lo malo de esta apreciación es que volvería a correr el riesgo de no ser mayoritaria.

DdA, XIII/3345

1 comentario:

Cefalópodo dijo...

Si un vaso es un vaso y además "viva el vino", qué vamos a esperar, Lazarillo.

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario