jueves, 25 de junio de 2015

LOS POLÍTICOS Y LA DENTADURA

Félix Población

Se cuenta, y es bastante conocido, que siguiendo el modelo de la política estadounidense -recobrado ahora por la asesora de imagen de Pedro Sánchez a base enseñas nacionales y esposas besuconas-, Aldolfo Suárez se hizo poner toda una blanca y pulquérrima dentadura a fin de dar bien en sus más risueñas y gozosas fotografías. No se ha estudiado demoscópicamente la influencia que tuvo esa sonrisa en el afloramiento de la Transición, pero es evidente que entre ese rostro estimulante y decidido y el de nuestro contrito e indigesto ministro del Interior -el señor Fernández Díez- hay una notable diferencia a favor del expresidente del Gobierno.

Ahora, con motivo del surgimiento de Podemos y la puesta en cuestión del régimen del 78 que Adolfo Suárez tuvo el indudable mérito de liderar en unos tiempos delicados -como se demostró con el esperpéntico Tejerazo y todo lo que hubo detrás-, nuevos y jóvenes políticos encabezan un movimiento de cambio y regeneración que una buena parte de la ciudadanía cree posible, según ha dejado constancia en las últimas elecciones municipales y autonómicas.

Aunque parezca muy anecdótico, he podido observar que algunos de esos dirigentes lucen una dentadura que contrasta con la de Adolfo Suárez y con lo que los asesores de éste consideraron obligado corregir. Ni Teresa Rodríguez, la que fue candidata a la Junta de Andalucía por Podemos, ni su marido Jose María González, hoy alcalde de Cádiz, se hicieron en su día la costosa ortodoncia que se hubieran permitido de haber pertenecido a una familia adinerada. Lo mismo se puede decir de Pablo Iglesias, secretario general del partido, o Íñigo Errejón, secretario político.

Desconozco si dentro del equipo de Comunicación e Imagen de Podemos se ha reconsiderado corregir la dentadura de los citados, con tal de favorecer esa presentación más jovial y distendida de la que se habla para la próxima campaña electoral. Sería un error. Para los más observadores de sus simpatizantes y partidarios, esas sonrisas sin ortodoncia correctora denotan el origen social de donde proceden quienes parecen empeñados en pelear por aquellos ciudadanos a los que esos arreglos estéticos les parece un lujo porque no pueden permitírselo.

DdA, XII/3009

3 comentarios:

Andres SM dijo...

La política al nivel del hola: Increíble. "esas sonrisas sin ortodoncia correctora denotan el origen social de donde proceden quienes parecen empeñados en pelear por aquellos ciudadanos a los que esos arreglos estéticos les parece un lujo porque no pueden permitírselo." Lo del origen social queda bastante bien, pero, debería hacer constar si pertenecen a la clase trabajadora o no.

Anónimo dijo...

Lo de hacer constar si pertenecen a la clase trabajadora me suena anpureza de sangre.

Andres SM dijo...

Y esto a que te parece:«La hegemonía se mueve en la tensión entre el núcleo irradiador y la seducción de los sectores aliados laterales», tuiteó Errejon. Pablo Iglesias contestó: «Es jodido ser un intelectual»

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario