domingo, 14 de junio de 2015

ANA TABOADA, LA TESTOSTERONA Y EL SENTIDO COMÚN

 
 Alcaldesa por alcalde, antes del pleno de investidura
Félix Población 

Según publicó ayer Asturias 24, en la magnífica crónica de Susana D. Marchago, el entendimiento fue posible en Oviedo gracias a un aparte en última instancia  entre Wenceslao López, Roberto Sánchez Ramos, Ana Taboada y Rubén Rosón, cuando ya estaba a punto de iniciarse el pleno de investidura para elegir al nuevo alcalde de Oviedo. 

Iba a ser Taboada la alcaldesa, pero el acuerdo suscrito previamente por Somos Oviedo, PSOE e Izquierda Unida fue anulado por la Federación Socialista Asturiana (FSA) como consecuencia del desacuerdo en Gijón entre esos mismos partidos. Solo Izquierda Unida dio en este caso una lección de cordura al tratar de hacer posible el pacto de izquierdas para la gobernación del municipio gijonés. 

La FSA quedó, por su parte, muy rebajada de dignidad política al establecer una decisión en Oviedo a expensas de lo que ocurriera en Gijón, por encima del acuerdo y la palabra dada previamente. Por suerte, si los discursos del cambio aireados durante la campaña electoral por esos tres partidos se convirtieron en la ciudad de Jovellanos en papel mojado, en Oviedo hubo una persona -sobre todo- que hizo valer su talla política y personal para hacer posible lo prometido y, con ello, el voto de una mayoría de los ciudadanos. 

Mi enhorabuena por ello a la aspirante Ana Taboada, que luego de haber sido propuesta para alcaldesa en el acuerdo previo establecido por Somos Oviedo, PSOE e Izquierda Unida, prefirió renunciar con tal de que se produjera el cambio prometido en el Ayuntamiento de su ciudad, circunstancia que supo agradecer en su discurso de investidura el socialista Wenceslao López, como no podía ser de otro modo, pues Somos Oviedo superó en votos al Partido Socialista.

Confiemos en que este ingeniero jubilado, de vuelta a la política, sepa aprovechar como máxima autoridad municipal el sin duda nutricio caudal de frescura, creatividad política y regeneración y revitalización democrática que va a suponer la aportación de Somos Oviedo al gobierno de la ciudad, porque quizá lo que se haga en la capital de Asturias pueda dejar en evidencia lo que se vaya a dejar de hacer en la capital de la Costa Verde, víctima el sábado, a la hora del pleno, de una fragorosa tormenta.

Cuentan las crónicas que, tras la ruptura del acuerdo entre las formaciones de izquierda, Taboada comentó: Sobra testosterona y falta sentido común. Mi enhorabuena a los ciudadanos de la capital de Asturias que votaron por el cambio y a doña Ana y a Somos Oviedo por haber sabido imponer el sentido común para hacerlo posible. Así es como se puede.

DdA, XII/3029

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario