jueves, 16 de abril de 2015

DEVOLUCIONES EN CALIENTE DE CAPITALES, NO DE SERES HUMANOS

Félix Población 

Se supone que, tal como están las cosas, el anuncio de la presentación de un documento que lleva por título Informe sobre el Estado Social de la Nación 2015: Personas, familia y sociedad debería interesar sobremanera a los medios de información, máxime cuando ese acto va a tener lugar hoy en el Ateneo de Madrid. Ayer habló su coordinador, Gustavo García Herrero, en el programa de Wyoming y fue de una elocuencia rotunda y convincente.

Deduje por eso que hoy, al tratar de localizar más información en Google, iba a toparme con muchas más referencias. Pero no, se conoce que el Estado Social de la Nación 2015 tiene para la mayoría de los medios el mismo carácter de convocatoria que para el Partido Popular, el único que no asistirá hoy al acto de presentación en el Ateneo. Su ausencia acaso se deba a que el PP, tal como dijo el presidente del Gobierno, es un partido que quiere el voto de los seres humanos normales,  entre los que no están aquellos que no llegan a mil euros de salario mensual (ocho millones y medio, que son la mitad de los que cotizan en España), o todos cuantos se encuentran sometidos a rigurosas condiciones de precariedad laboral. Obvio es decir que tampoco los desempleados o aquellos dependientes a los que no se les respeta la vida que les queda. Tampoco los cientos de miles de jóvenes que han emigrado en busca de futuro. 

Frente al ficticio Informe sobre el Estado de la Nación, recientemente presentado en Cortes por el presidente del Gobierno, en el Informe sobre el Estado Social de la Nación, las personas, las familias y la sociedad son la principal referencia, y no sólo actores secundarios de un discurso en el que la economía es el elemento central, en relación con el cual las situaciones y problemas que afectan a las personas y a las familias son sólo daños colaterales de los desajustes económicos o de las necesidades de recuperación y de crecimiento del PIB a golpe de austeridad. En este informe, según leo, van más allá de describir las dificultades que afectan a la sociedad como consecuencia de la crisis, según se hizo en años anteriores. En el de 2015 se describen los rasgos que caracterizan el modelo de sociedad en el que ya nos encontramos, y cuyas claves hay que buscarlas antes de la crisis:
 
"Ese modelo de sociedad no es consecuencia inevitable del devenir natural de la economía, sino que tiene sus causas en decisiones políticas que conforman un escenario de precariedad y desigualdades extremas, y de ausencia de movilidad social, con un modelo productivo y de relaciones laborales que apuesta por la precariedad laboral y los bajos salarios, una fiscalidad débil y regresiva y el desmontaje de las políticas sociales, hasta el punto de haber iniciado una regresión desde los derechos sociales a la caridad".

Hoy, a las cuatro y media, en el Ateneo de Madrid. Esperamos que Gustavo García Herrero nos pormenorice un poco más lo que ayer adelantó en El Intermedio acerca de la devolución en caliente de capitales, frente a la devolución en caliente de seres humanos. 
 
                                 DdA, XII/2977                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario