sábado, 18 de junio de 2016

A LA ESPERA DE UNA CONDENA DE LOS PARTIDOS A LOS ULTRAS DEL HOGAR SOCIAL


Félix Población

Aunque finalmente haya intervenido la policía para dispersar a los alborotadores, me parece muy grave que medio centenar de ultraderechistas del llamado Hogar Social de Madrid -que hace no mucho encontraron la comprensión de la delegada del Gobierno para manifestarse en la capital del Estado-, hayan irrumpido en un mitin electoral de Unidos Podemos que se celebraba en el Templo de Debod y que tenía por asunto la cultura. Estoy esperando que los partidos políticos que se presentan a los comicios del 26 de junio manifiesten de inmediato su repudio a la censurable e inadmisible intervención del aludido grupo. Más que nada porque su silencio podría vincularse -en buena lógica- con la aviesa intencionalidad de los sucesivos y reiterados ataques -en algunos casos con acusaciones e infamias muy graves- que el partido morado ha venido soportando en los últimos meses. Deberían tener en cuenta quienes llevaron y siguen llevando a cabo tan deplorable y sucio proceder -tanto en mítines y artículos como en platós de televisión- que no condenar lo ocurrido ayer en el Templo de Debod sería de una tolerancia inadmisible con quienes pretenden silenciar al adversario político a base de boicoteos como ese. Conductas como las de esos grupos extremistas -caracterizados por silenciar la cultura o empuñar la pistola cuando se habla de ella- son las que pueden dar pie - si no se atajan y condenan a tiempo por parte de los gobiernos y todos los partidos políticos democráticos- a asesinatos como el de la comprometida e inteligente diputada laborista británica Jo Cox que hoy llora la mejor Europa posible. "La cultura de Podemos: odio, Venezuela y titiriteros”, esa era la pancarta que desplegaron los boicoteadores, al dictado de los ataques propalados por señalados dirigentes políticos. A pesar de lo dicho por el ministro en funciones García Margallo, que ha comparado a los votantes de Podemos con los que eligieron a Hitler en Alemania, no creo que estos ultras se hayan equivocado de mitin al intentar su mordaza.


DdA, XIII/3298

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario