domingo, 18 de octubre de 2015

CONTRA LA MASACRE DE PÁJAROS CANTORES

Digamos basta a la masacre de pájaros cantores en Francia !

Estamos indignados de la tolerancia que el Estado francés demuestra al furtivismo de aves migratorias protegidas.  400.000 ejemplares son víctimas cada año y alimentan un tráfico lucrativo.  Le pedimos hacer de la Francia - como había prometido - un pais ejemplo en materia de protección de la biodiversidad y de consecuencia poner fin a estas prácticas crueles.  Haga respetar la ley sin ningún atajo e incluya de una vez por todas la prohibición del uso de la liga en la "Ley de Biodiversidad"
 

Aquí, en la fantástica región de Provenza, un petirrojo se agita intentando liberarse, un ruiseñor yace muerto, agotado después de haber luchado por horas. En Aquitania, un ortolano capturado, engorda en la oscuridad y finalmente muere ahogado antes de ser cocinado, y un jilguero muere aplastado bajo una pesada piedra...

Con el pretexto de la "tradición francesa" algunos se sienten autorizados a masacrar nuestros pequeños pájaros cantores, que son los mismos que encontramos en nuestros jardines, en nuestros parques y nuestros campos. No se trata solo de la no selectividad de las técnicas (todos los pájaros, desde el petirrojo al jilguero caen víctimas), mas de la crueldad y la violencia que las caracteriza. Las condiciones en las que son detenidos son estresantes y traumatizantes, muchos pájaros sufren heridas o mutilaciones antes de morir. Además en muchas ocasiones, el tristemente famoso furtivismo de aves alimenta un comercio muy rentable.

Ninguna preocupación aqueja a los furtivos : estas prácticas de otros tiempos persisten con la complicidad del Estado Francés y de unos pocos elegidos por la República, alcaldes, diputados y senadores, cuyos nombres son conocidos. Cada año el Estado pide a la policía ambiental (ONCFS) no impugnar las violaciones, invocando la que se define como "tolerancia". Las sanciones impuestas a algunos delincuentes soprendidos in flagrante gracias a la tenacidad de las asociaciones de la red BirdLife International (LPO en Francia) son ridículamente simbólicas. Esta situación ha sido denunciada por los mismos agentes que viven cada vez peor este estado de ilegalidad.

¡Es necesario poner fin a este tipo de prácticas bárbaras de inmediato! El Presidente de la República Francesa ha manifestado la intención de convertir a Francia en un país ejemplar en términos de biodiversidad. Firmando esta petición, declaramos no reconocernos en esta Francia bárbara y le pedimos actuar seriamente a favor de la biodiversidad y del respeto de las leyes que protegen las aves !
Fimas AQUÍ
DdA, XII/3107

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario