viernes, 20 de diciembre de 2013

DONDE SE DEJA CLARO EL AMOR AL ARTE DE JOSÉ MARÍA AZNAR

Félix Población

Los correos electrónicos entre el hijo mayor de Aznar y Blesa de la Parra mencionan al compañero de pupitre de este, expresidente del Gobierno de España, por haber presionado al expresidente de Caja Madrid a fin de que esa entidad comprara determinadas obras de arte. El lenguaje empleado no denota precisamente una cierta sensibilidad artística o cultural. Antes bien parece el propio de quienes está habituados a negociar en sucio.

Una vez sabido esto, don José María se apresuró a declarar que sus gestiones en ese sentido obedecieron a su afán por promocionar el arte y la cultura españoles, esto es, que Aznar actuó por patrotismo, y que por poner en duda tal actitud va a presentar una denuncia ante la Fiscalía General del Estado al objeto de que se depuren responsabilidades penales y disciplinarias, así como para que se investigie la filtración de los mails, que tiene según el expresidente una intención claramente difamatoria.

Según sus palabras, Aznar jamás ha presionado a Caja Madrid para procurar ningún beneficio ni a terceros ni a sí mismo, ni "nunca ha participado en ningún tipo de negociación, valoración o mediación comercial" con esa entidad. Las gestiones mencionadas en las informaciones, como la relacionada con la obra del pintor y escultor Gerardo Rueda, las referidas a la Institución Libre de Enseñanza y a la Residencia de Estudiantes u otras tuvieron por objeto "la promoción de la cultura y el arte españoles y sus autores. Así ha sido, según él, antes, durante y después de ser presidente del Gobierno.

No creo exagerar si digo que en este país los políticos en general no se caracterizan por su amor al arte. Es más, me parece que, a pesar de lo que decía Duran i Lleida cuando pernoctaba en el Palace o en el Ritz durante sus estancias en la capital de este reino en declive, los políticos españoles están muy bien pagados en relación con las condiciones que soportan la mayoría de sus conciudadanos. Si a eso añadimos que no es precisamente ejemplar el comportamiento de quienes se han untado con la política y contribuyen a llenar de corrupciones los medios de información, es evidente que como contribuyentes no pensemos que el amor al arte es la nota distintiva de quienes han sido elegidos para representarnos.

Con relación al señor Aznar, ese amoroso sentimiento lo complementa sin duda con las ganancias derivadas, entre los años 2008 y 2010, de su sociedad familiar (Famaztella, acrónimo de la familia Aznar-Botella) según cuentas presentadas en el registro mercantil. El expresidente ganó más de un millón de euros en concepto de libros publicados, conferencias y artículos, a lo que hay que añadir sus retribuciones como consejero de News Corporation, el imperio audiovisual de su amigo Ruperto Murduch, y las que también recibe como asesor de Endesa gracias a los beneficios derivados de las puertas giratorias.

Según publicaba El Confidencial el año pasado, la compañía familiar mantenía entonces 1,34 millones de euros en inversiones financieras a largo plazo y otros 235.210,84 en inversiones a corto. Eso sí, Aznar atesoraba esos activos en dólares, por lo que se benefició en 2010 de la caída del euro frente a la divisa estadounidense: la diferencia de cambio le reportó 62.782,63 euros extra. Disponía en caja de la nada despreciable cantidad de 228.245.58 euros. Por el lado de los gastos, apenas se le van 10.446,87 euros en personal y pagó en concepto de Impuesto sobre Beneficios 87.961,48 euros, lejos de los 140.458,86 euros que abonó en el ejercicio precedente, cuando sus resultados prácticamente se duplicaron. A mediados de 2006, cuando se formalizó su relación con News Corporation, el ex presidente tuvo que publicar una nota para explicar la relación de Famaztella con el holding de Murdoch durante el periodo de incompatibilidades, dos años en los que ambas partes mantuvieron “colaboraciones ocasionales”.

No son las actividades como conferenciante y escritor la principal fuentes de ingresos del presidente de la Fundación de Análisis y Estudios Sociales (FAES), el think tank del PP. Según datos de la propia compañía, la compensación que recibió de News Corporation en el año fiscal concluido el 30 de junio de 2011 se elevó a 230.000 dólares, 100.000 en efectivo y 130.000 en acciones (unos 180.000 euros al cambio actual). Aznar se incorporó al consejo del grupo de medios en junio de 2006 y fue reelegido por un año el pasado mes de octubre en una junta general de accionistas marcada por el escándalo de las escuchas ilegales en Reino Unido en relación con el rotativo News of the World.

Del mismo modo y como adelantó El Confidencial a principios de 2011, Aznar también percibe una cuantiosa retribución como asesor externo de la cúpula directiva de Endesa. Oficialmente, la compañía que preside Borja Prado contrató al ex líder del PP para orientara su estrategia, especialmente en lo que concierne a Latinoamérica. Aunque la eléctrica no hace público el salario que abona a sus asesores, fuentes conocedoras del contrato aseguraban entonces que superaba con creces los 200.000 euros anuales y que podría alcanzar los 300.000 en función de objetivos. No hay que olvidar, asimismo, que los ex presidentes del Gobierno también cuentan con un sueldo vitalicio de unos 70.000 euros anuales.

Cualquier ciudadano puede inferir, con los datos expuestos, que el amor al arte y la cultura patrios del señor Aznar, tal como se desprende de su comunicado ante la lectura de los correos entre su hijo mayor y su amigo Blesa de la Parra -el expresidente de Caja Madrid que asaltó los ahorros de miles de compatriotas-, queda fuera de toda duda.

DdA, X/2.574

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario