viernes, 31 de mayo de 2013

¿QUÉ FUE DE MIGUEL ÁNGEL REVILLA, PORTAVOZ DE LOS PREFERENTISTAS EN "LA SEXTA"?


Félix Población

Después de haber sido desalojados del Congreso de los Diputados días antes, las víctimas de Las Preferentes de Bankia (antes Caja Madrid) se presentaron ayer ante la sede del Partido Popular, que hubo de ser protegida por la policía antidIsturbios. Estos ciudadanos, que reclaman del Gobierno una solución al robo de sus ahorros por parte de la entidad financiera, son en su mayoría pensionistas con el cabello blanco y muchos años cotizados de trabajo. Bien se puede afirmar, por eso, que nunca unas manifestaciones o concentraciones de protesta fueron protagonizadas por tantos abuelos, algo que también debería ser sintomático de lo que está pasando en España.

Ayer pude observar en las imágenes televisadas que algunos de los concurrentes trataban de forzar el cordón policial, yo diría que no con la fuerza de su cuerpo sino con la indignación de tanta rabia acumulada. El lector debería inferir, si se detiene en el post sobre Blesa/Aznar, el lobby anticastrista y la compra del banco de Florida (DdA, 2.401), que lo que de Blesa -que salió de la cárcel en unas cuantas horas previo pago de una fianza de 2,5 millones de euros- y lo de Las Preferentes no son episodios aislados sin concatenación. Como no lo es que los empleados de Caja Madrid recibieran instrucciones para convencer a sus clientes de que Las Preferentes eran seguras. 

Todo forma parte de un mismo, sucio y multinacional tinglado que se llama Dictadura del Dinero o de los Mercados -como se dice ahora-, cuya codicia globalmente multiplicada gracias a las nuevas tecnologías, viene viciando no ya a quienes gestionan las finanzas, sino a demasiados administradores de la res pública, como bien sabe y purga este país. Pareciera que frente a ese emporio creciente de corrupción día a día renovado y que sin tragua nos va inyectando bilis a través de los medios de información, los derechos y dignidad que asisten a los ciudadanos fueran tan insignificantes como el grito o la presencia ayer de las víctimas de Las Preferentes en la calle Génova, retenidos por una muralla policial. ¿Alguien se imagina a una de esas personas mayores, incapaz de soportar más su indignación, tratando de forzar esa muralla y siendo repelida por ello? Pues podríamos verlo.

Miguel Ángel Revilla, el expresidente de Cantabria que durante algunas semanas tuvo un espacio en el pograma televisivo La Sexta Noche, se hizo portavoz voluntario de ese colectivo atracado por la jauría depredadora de la banca e insistió en la afirmación de que se muere más gente por el drama de Las Preferentes que por los desahucios, teniendo en cuenta que el 80 por ciento de los afectados sobrepasa los ochenta años. También dijo Revilla que por hacerse portavoz del colectivo en ese programa de La Sexta, no sería raro que dejara de aparecer en el mismo. Como esto último es lo que ha ocurrido desde hace varias semans, es probable que no quepa preguntarse -por obvio- si acertó con su previsión, a menos que el expresidente cántabro haya tenido algún grave e imprevisto problema de salud.

Puntos de Página 
Acaba de aparecer un libro de visible utilidad. Estudia en detalle algo que nuestros movimientos sociales padecen en su carne desde hace un tiempo: esa suerte de represión blanda que asume, por ejemplo, la forma de multas indiscriminadas. Merece la pena leer el libro del que hablo, que ofrece un análisis pormenorizado de la cuestión y de sus secuelas. Ha sido coordinado por Pedro Oliver, se titula 'Burorrepresión. Sanción administrativa y control social' y lo ha editado, en Albacete, Bomarzo.- Carlos Taibo

DdA, X/2.401