sábado, 27 de octubre de 2018

EL PODER JUDICIAL NO DA A ARGENTINA EL INFORME SOBRE EL ASESINATO DE GARCÍA LORCA*

Félix Población

Argentina fue un país muy querido por García Lorca. Y también la presencia del poeta en Buenos Aires dejó allí hondo recuerdo. Ian Gibson, que tanto y tan a fondo investigó la vida del también gran dramaturgo granadino, dejó constancia de la despedida que Lorca hizo en una emisora argentina en la primavera de 1934, después de una estancia de seis meses -prevista en principio para quince días-, a partir de octubre del año anterior. Dijo Lorca: "Me voy con gran tristeza, tanta, que ya tengo ganas de volver. (...) Yo sé que existe una nostalgia de la Argentina, de la cual no me veré libre y de la cual no quiero librarme porque será buena y fecunda para mi espíritu. (...) Hasta la vuelta".

  Sobre esa estancia de Federico en Argentina es recomendable leer el libro escrito por Pedro Larrea y publicado por la editorial Renacimiento: Federico García Lorca en Buenos Aires. La permanencia del poeta en aquel país contribuyó de modo manifiesto en la difusión no sólo de su teatro sino en de toda su obra. También contribuyó a su independencia económica y a la creación de lo que posteriormente sería el mito lorquiano. En este libro se ofrece una investigación sobre la vida de García Lorca durante ese semestre de estancia en aquel país, con un análisis del teatro porteño desde finales del siglo XIX hasta el viaje del poeta y dramaturgo, una revisión completa de las obras que Federico vio representadas en los teatros bonaerenses y un minucioso estudio de Bodas de sangre, La zapatera prodigiosa y Mariana Pineda en el contexto cultural de Buenos Aires, con su notable impacto en la escena argentina. También se nos da una revisión de los escritores, actrices y artistas porteños que frecuentaron al poeta en ese tiempo. No puede faltar, obviamente, un balance final sobre las impresiones que causó el asesinato del poeta en agosto de 1936, nada más conocerse en Buenos Aires, así como la imagen que de él forjaron los escritores e intelectuales de la capital argentina.

Hoy leemos que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, José de la Mata, ha rechazado que la justicia argentina acceda a un informe publicado por el Ministerio de Gobernación en 1936 sobre los antecedentes del poeta Federico García Lorca y al resto de documentación vinculada a su asesinato, según informa Europa Press. No es la primera vez que la Audiencia Nacional responde con una negativa. El primer exhorto remitido por la jueza María Servini fue rechazado por defectos formales y la magistrada remitió una segunda petición.
En concreto, según detalla Europa Press, el Juzgado Nacional de lo Criminal y Correccional Federal número 1 de Buenos Aires, del que es titular la magistrada María Romualda Servini, había solicitado a España mediante comisión rogatoria copias compulsadas de unos expedientes sobre Lorca que según una querella presentada en 2016 por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, obran en poder del Ministerio del Interior. Se trata en concreto del expediente consignado como "9, signatura 3309" y de una nota informativa titulada 'Antecedentes del poeta Federico García Lorca' de la 3ª Brigada Regional de Granada con fecha de 9 de julio de 1936 publicado por el Ministerio del Gobernación, aunque también se pide "toda la documentación que obre en los archivos relativa a la detención y homicidio" del poeta. Esta documentación se habría de adjuntar a la macro causa abierta por Servini, que investiga desde Buenos Aires crímenes de lesa humanidad como asesinatos, desapariciones forzosas y torturas, cometidos en España entre 1936 y 1977, incluido el caso de García Lorca. Lo hace al abrigo de la jurisdicción universal y la imprescriptibilidad que en Argentina tienen este tipo de delitos.
Se expone además que atender la comisión rogatoria "colisiona con la Ley de Amnistía de 1977", que la Constitución no modificó por ser "un pilar esencial" para "superar el franquismo" y que además, ha sido "confirmada recientemente en su contenido esencial por acto de naturaleza legislativa" porque en 2011 el Pleno del Congreso rechazó su modificación y no ha alterado su vigencia. En cuanto a los delitos de lesa humanidad, recuerda que España no ha ratificado la Convención internacional que los declara imprescriptibles y que además, no entraron en el Código Penal hasta el año 2004 y no se pueden por tanto, aplicar con carácter retroactivo.
"En definitiva, el Poder Judicial español no puede atender la petición formulada. El marco legal y jurisprudencial impide que pueda aceptarse el cumplimiento de la comisión rogatoria de referencia", señala el auto.

A uno de los más sobresalientes poetas de la literatura española lo asesinaron y enterraron como a una alimaña quienes impusieron en España una dictadura de casi cuarenta años. Todavía no sabemos donde están sus restos, en un país donde probablemente los de su ejecutor vayan a pasar de una basílica a 60 kilómetros de Madrid a una catedral en el centro de la capital del Estado, si Dios o su representante en la tierra no lo remedian. Por otro lado, la justicia española también entierra, más de ochenta años después, el informe sobre aquel crimen en Granada para que en aquel país tan querido del poeta no se conozca:

Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico
—sangre en la frente y plomo en las entrañas—
... Que fue en Granada el crimen
sabed —¡pobre Granada!—, en su Granada. 

*Artículo publicado hoy tambien en elsaltodiario.com

DdA, XV/3994

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario