sábado, 27 de octubre de 2018

EL CRIMEN DE KHASOGHI: EL ASCO ES UNA EMOCIÓN TAN ÚTIL COMO LA ALEGRÍA


No quiero dejar pasar el día sin recomendar, como casi siempre que publica su artículo en el diario La Voz de Asturias, el que hoy dedica el profesor Enrique del Teso al atroz asesinato del periodista saudí Khasohogi en la embajada de su país en Estambul, artículo (El crimen de Khashogi, una reflexión sobre nosotros) del que transcribo la última parte, con advertencia expresa de no perderse el resto:

No podemos inventar el mundo cada día, ni razonar cada acontecimiento desde cero. Tenemos que acumular algo parecido a una experiencia moral, un repertorio que nos distinga el bien y el mal por experiencias o reflexiones hechas, de manera que no enfrentemos cada suceso como si nunca hubiéramos tenido que tratar con el bien y el mal. A esa memoria o experiencia moral es a lo que llamamos principios. Andar por la vida con principios puede hacernos rígidos, pero en su debida dosis, nos permite actuar con una moralidad compleja y con cierta forma de eficacia, sin tener que partir de cero cada vez. A poco tiempo que dediquemos a reflexionar no haría falta una historia de viveza tan atroz como la de Khashoggi. Y a poco valor que demos a los principios, nuestro gobierno habría sabido desde el principio que no se pueden vender bombas a manos enloquecidas que matan en masa. El asco es una emoción tan útil como la alegría y es un buen momento para no ocultarlo. No olvidemos que somos la opinión pública.

DdA, XV/3994

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario