domingo, 9 de septiembre de 2018

NO SIN LOS CLÁSICOS


Félix Población

"El poder nunca ha querido gente cultivada, así es más fácil hacerle creer cosas. Cuando no eres una persona cultivada, no tienes capacidad crítica. Maquiavelo decía que la humanidad se divide entre los que saben y los que no saben. El que sabe tiene siempre una posición dominante. El segundo es un esclavo del otro". 

Son palabras del profesor italiano Nucio Ordine, autor de La utilidad de lo inútil (un libro traducido ya a 20 idiomas en 30 países y con muchas ediciones en español), un verdadero fenómeno editorial basado la reivindicación furiosa de las inútiles humanidades -más necesarias que nunca, según su autor-, frente a los saberes útiles, para la que se dispone de la ayuda de filósofos y escritores de todas las épocas. Ordine ha publicado recientemente en castellano Clásicos para la vida, en donde argumenta que las grandes obras literarias y filosóficas no deberían ser leídas para aprobar un examen sino para, en primer lugar, experimentar placer y, en segundo, mejorar como personas. 
 
Los profesores de griego y latín denunciaron ayer en Madrid la exclusión que sufren las lenguas clásicas en los institutos de toda España. No fueron más de 300 personas las que se concentraron a las puertas del Ministerio de Educación para reclamar al Gobierno que inspeccione los centros educativos para garantizar que cualquier alumno que lo solicite pueda cursar Griego en los itinerarios de ciencias sociales y humanidades del bachillerato.

Los padres manifiestan que algunos institutos no imparten la asignaturas a pesar de contar con profesores especializados, porque así “ahorran dinero”. “Cada vez que un instituto suprime el griego se ahorra medio profesor de lengua, porque un profesor de clásicas puede impartir lengua castellana, pero al revés no. Si cada instituto se ahorra medio profesor, entonces ahorra mucho dinero”, comenta Fernando Basanta Ortega, padre de una alumna de 1º de bachillerato que no pudo estudiar Griego en el instituto el curso pasado, y uno de los convocantes de la protesta que han secundado más de 20 asociaciones de todo el país. “No sin los clásicos”, se podía leer en una de las pancartas. 

Sin los clásicos, en efecto, perdemos libertad y capacidad crítica. El humanismo seguirá siendo lo que ha sido siempre: una actitud de resistencia ante el egoismo y la barbarie, escribe Pedro Olalla. No deberíamos permitir que uno y otra crezcan.


DdA, XIV/3948

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario