jueves, 13 de septiembre de 2018

HONOR Y HONRA DE UNA LIMPIACULOS



Magali Helman
Hoy volví a escuchar " trabajas limpiando culos" y no es ni la primera ni la octava vez que lo escucho. Y siento la necesidad de reivindicar mi trabajo y de gritar al mundo lo orgullosa que estoy de él. Sí señores y señoras, orgullosa de limpiar culos, cortar uñas, lavar cabezas, vestir, duchar, alimentar y cuidar a personas entre otras cosas , sí sí PERSONAS, que no pueden hacerlo por sí mismas y necesitan ayuda. Pero vamos a resumirlo en "limpiar culos".
Ya estoy un poquito harta de las connotaciones negativas de esta expresión que va íntimamente ligada a mi profesión. Está claro que no todos valemos para todo. Yo por ejemplo no podría trabajar en algo que me exigiese mentir, como un banquero o algo por el estilo. Y sin embargo esa es una profesión muy valorada, por el contrario enfrentarte a la mía es como lo último de lo último. Yo les digo que la mayoría que nos clasifican así nunca necesiten que nadie les "limpie el culo", que ojalá nunca necesiten que alguien lo haga. Pero si llegado el momento eso fuera necesario, cualquiera de mis compañeras que son unas profesionales o yo estaremos dispuestas a ayudarte y hacer que tengas la mejor calidad de vida posible, y siempre con buen humor y amor.  No utilices la expresión "limpiar culos" con desprecio, porque tal vez un día alguien tenga que hacerlo por vos y creeme que te vas a sentir agradecido.

DdA, XV/3952

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario