viernes, 14 de septiembre de 2018

EL "AUTOPLAGIO" DE ABC CON EL PLAGIO DE SÁNCHEZ

Félix Población

Causa bochorno y también asco que el diario ABC, después de mentir ayer a toda portada dando por sentado el plagio en la tesis doctoral de Pedro Sánchez, este viejo rotativo insista en la edición de hoy con lo mismo, una vez probado que sus asertos son falaces. Creo, por lo tanto, que el presidente del Gobierno debería verificar las acciones legales correspondientes contra ese periódico, por el bien del periodismo y en contra de la máquina del fango que tanto daño está haciendo a la política española.

Varios medios demuestran hoy la falsedad de los ejemplos de plagio que han servido al diario monárquico para hundirse un poco más en el lodazal al que su confesionalidad partidista le ha conducido en los últimos años. Por si no fuera suficiente con el comunicado de la propia Universidad Camilo José Cela, no advirtiendo anomalía alguna en la tesis, el Gobierno ha difundido los resultados satisfactorios de dos pruebas anti-plagio y, mucho antes de todo este fangal difamador en que ha chapoteado y chapotea ABC, el periódico La Marea comprobó hace tres años la autenticidad total de la autoría.

También, como debería haber hecho antes, el propio autor de la tesis ha colgado ayer en Internet su trabajo para que pueda ser leído por cuantos se sientan interesados, sin los permisos requeridos hasta ahora, según hizo en su día Pablo Iglesias (2008). Los asesores de Pedro Sánchez deberían haberlo tenido en cuenta, sobre todo desde que el líder del Partido Popular tiene una cita con el Tribunal Supremo por el trato de favor recibido en su master y esos trabajos de cuyo contenido nadie sabe.

Que Pablo Casado haya enviado ayer mismo a la Sala Penal del  Supremo un escrito de 28 folios -casi un tercio de su trabajo fin de master-, argumentando que no incurrió en nada irregular e ilegal en la obtención de su master en la Universidad Rey Juan Carlos, podría interpretarse de varias maneras. Entre ellas está sin duda la de no tenerlas todas consigo don Pablo de cara a la decisión del Supremo -por afín que pueda ser el tribunal-,  cuando se pronuncie sobre si debe o no admitir a trámite la exposición de la magistrada Carmen Rodríguez-Medel, para quien Casado pudo incurrir en un delito de cohecho impropio y de cooperador necesario en otro de prevaricación administrativa.

Lo que más me ha llamado la atención del estruendoso y nauseabundo ridículo protagonizado por ABC ayer y sin enmienda hoy  ha sido la referencia al auto-plagio de Sánchez. Es muy de lamentar en un periódico que se honró de publicar en su prestigiosa tercera página artículos de reputados académicos de la RAE. Si según el diccionario de esta respetable institución, plagiar es copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias, la expresión auto-plagio no tiene sentido, y denunciar a un autor por eso, menos, porque la cita de obras propias es admitida académicamente, aunque sea recomendable también hacerlo constar.

PS. La Universidad Rey Juan Carlos denuncia el borrado de 5.400 correos electrónicos del instituto implicado en los master cuestionados. Más de 5.000 posibles indicios de delito se han esfumado.

                   DdA, XV/3953                  

1 comentario:

Isabel Feavila dijo...

No se puede ser más indecente. Prensa detestable. Basura que hay que evitar.

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario