jueves, 30 de agosto de 2018

MI BISABUELO, SANTOS FRANCISCO, SIGUE DESAPARECIDO DESDE 1936 Y QUIZÁ ESTÉ EN EL VALLE DE FRANCO

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas de pie y traje

Olga Rodríguez

Mi bisabuelo, Santos Francisco, fusilado por los golpistas en 1936, sigue desaparecido. Herrador, padre de 7 hijos, de Mansilla de las Mulas, León. Lo sacaron de su casa y se lo llevaron como a tantos otros.
Hoy es el Día de las Víctimas de las Desapariciones Forzadas.
Más de 114.000 desaparecidos por el franquismo.
Mi bisabuelo fue fusilado con otros cinco hombres y una mujer. En su pueblo, como en tantas otras zonas de España, no hubo guerra, solo aniquilación y represión contra los que no apoyaron el golpe de Estado. Operaron con listas negras. Casa por casa, pueblo por pueblo
Hubo un plan estudiado para acabar con aquellos grupos de la sociedad que habían llevado progreso, educación, pensamiento a pueblos y ciudades. Un plan ejecutado para eliminar a los que tenían unas ideas políticas determinadas. Eso en Derecho Internacional tiene un nombre.
En gran parte lo consiguieron: 160.000 asesinados solo en los primeros años, 114.000 desaparecidos, 465.000 exiliados, 9.000 republicanos encerrados en campos de concentración nazis. Y los que se quedaron en España, torturados, encarcelados, amenazados u obligados a silenciar y a negarse a sí mismos.
En el pueblo de mi bisabuelo, como en la mayoría de los pueblos de España, no hay una placa que recuerde a los asesinados y desaparecidos por la dictadura. El alcalde del pueblo fue uno de ellos. Pero no hay placa para él tampoco.
La falta de reconocimiento y de memoria, la ausencia de homenajes oficiales y de esa parte de la historia en los libros de texto sería impensable en otro país de Europa. También sería impensable un mausoleo para un dictador.
Como han insistido en diversas ocasiones Naciones Unidas y organizaciones internacionales de Derechos Humanos, España mantiene “un patrón de impunidad” sobre las desapariciones del franquismo, “basado en una serie de factores contrarios a las obligaciones internacionales”
Sin memoria no hay civismo sano. Sin conocimiento el pasado amenaza con repetirse. No hay en el empeño por rescatar la memoria ningún deseo de revancha, sino una reivindicación de justicia y una defensa de los derechos humanos, imprescindible para evitar que la historia se repita.
¿Qué pensaríamos de una Alemania que no hubiera investigado los crímenes del nazismo, que no hubiera reconocido a las víctimas, que no rindiera homenaje oficial a los asesinados y que no reivindicara el estudio de su pasado reciente?
Decir que ambos bandos cometieron atrocidades con intención de igualar a los contendientes sería tanto como afirmar que no se puede juzgar a los nazis porque los aliados también cometieron crímenes. Los cometieron, los bombardeos de Dresde fueron un crimen de guerra. Eso, sin embargo, no ampara ni una sola de las atrocidades cometidas por los nazis.
Mi abuelo iba todos los años a la fosa donde mataron a mi bisabuelo y a otros. Hasta que un año encontró la tierra removida. Alguien le dijo que se habían llevado los restos. Creemos que pueden estar en el Valle de los Caídos, a donde el franquismo trasladó los restos de miles de víctimas.

DdA, XIV/3939

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario