jueves, 12 de julio de 2018

VOX TREMULA E IBERA AURI, PREMIADOS EX AEQUO EN EL FESTIVAL DE MÚSICA ANTIGUA DE GIJÓN

 Vox Tremula
Félix Población

Dos de los cuatro grupos semifinalistas (Vox Tremula, Dúo Acciaccatura, Ensemble Melante e Ibera Auri) disputaron ayer la final del séptimo concurso internacional, integrado en la vigésimo primera edición del Festival de Música Antigua de Gijón. Tanto Vox Tremula como Ibera Auri se lo pusieron muy difícil al jurado encargado de tomar la decisión correspondiente, habida cuenta no sólo el alto nivel interpretativo de ambas formaciones, sino lo atractivo de sus respectivos programas.

Lo inició Vox Tremula (todo un acierto llamar así a un trío de flautas de pico, cuya voz calificó de ese modo el filósofo y matemático italiano Girolamo Cardano), con una breve pieza de J. Ciconia (c. 1370 -1412), para pasar a continuación al villancico del Cancionero portugués de Elvas Se do mal que me queréis

La tercera obra, conocida como La canción del emperador, pertenece al compositor Josquin des Prez (1450-1521). Se llama así por ser la preferida del emperador Carlos V, muy admirador del polifonista franco-flamenco, a quien se le consideró en su tiempo "padre de los músicos". Destaca esta canción por su delicadeza y melancolía, y fue interpretada con precisión y musicalidad por Voz Tremula.

Pero donde se le notó a este joven trío su notable capacidad de conjunción y magnífio trabajo fue en Contrapunto XIII, de J. S. Bach, con la incorporación de la siempre sugestiva sonoridad del fagot barroco. No menos meritoria por lo bien empastada y colorista fue la interpretación de la Sonata Op. 1/12 La Follia, de Vivaldi, con la que cerrarron brillantemente su programa Elena Escartín Díez, Gonzalo Martín Llao y Judith Milena Cord-to-Krax.
 Ibera Auri
También Ibera Auri brilló a excelente nivel con un programa en el que predominó el canto a cargo de la mezzo soprano Laia Blasco López (flauta de pico) y el tenor Gabriel Belheiri García del Pozo (flauta de pico). Completa el trío Lidia Rodrigo Royo (clave y fauta de pico). Los tres ofrecieron una Sonata Op.3, de Antoine Dornel (1685-1765), estrictamente instrumental, y cuatro canciones, todas muy atractivas.

A la fin cette bergère, de Antoine Boësset (1587-1643) abrió el programa, una preciosa canción de amor cantada a dúo. La siguió otra no menos sentimental, Passava amor su arco desarmado (Anónimo, XVI), cantada con acierto y gracia por Laia Blasco con música de clave, para pasar después a Sosieguen, descansen, de Sebastína Durón (1660-1716). Dejar para el final una de las más populares canciones del siglo XVII, la divertidísima y chispeante Marizápalos, en la que la mezo soprano (sobre todo) y el tenor estuvieron espléndidos, fue el lucido colofón a un trío que, como Vox Tremula, no merecía perderse la dotación de 1.700 euros en que está valorado el premio del festival. 

Fue un acierto que se le concediera ex aequo a ambos grupos, si bien Ibera Auri consiguió además el del público (1.300 euros). 


DdA, XIV/3902

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario