jueves, 28 de junio de 2018

OTRA DESARTICULACIÓN EN SALAMANCA DE UNA RED DE TRATA Y EXPLOTACIÓN SEXUAL

La Guardia Civil ha desarticulado un grupo criminal en Salamanca dedicado a la trata de seres humanos y la explotación sexual de mujeres. La operación “Asistentes” llevada a cabo por la Guardia Civil se ha saldado con la detención de seis personas como presuntos autores de los delitos de trata de seres humanos, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal. Los arrestos han tenido lugar en las provincias de Salamanca, Valencia y Toledo, y en Venezuela, país en el que se detuvo a uno de los líderes de la banda, con la colaboración del Cuerpo de Policía Judicial de este país a través de Interpol. Los ocho registros ejecutados en viviendas de Salamanca han permitido la liberación de 13 víctimas y la incautación de 2.115.877,07 euros en bienes, 214 productos bancarios, 105 productos financieros y 27 vehículos.

Virginia Carrera muestra la página de "contactos" del diario salmantino

Nos remitimos una vez más al artículo publicado el pasado 18 de abril en este DdA y en El Salto: El ayuntamiento de Salamanca contrata a un medio que publicita la prostitución.

 DdA, XIV/3890 

1 comentario:

Jaime Richart dijo...


Parece ser que el PSC propone prohibir la prostitución. No puede haber otro propósito más absurdo y necio. Ni siquiera parece lícito e inteligente prohibir la publicidad relacionada con ella...
La libertad está en la médula del sistema (aunque yo preferiría otro régimen que sacrificase en parte las libertades públicas en favor de una menor desigualdad). Pero en éste, en el que estamos invitablemente, la libertad es su motor y su exaltación está en todo presente, y no digamos el nefando neoliberalismo... Así es que si hay libertad para todo y se prohibiese una que a nadie hace daño, esa prohibición aún sería más grave. En todo caso la prostitución es inextirpable, salvo que se creen condiciones de vida en las que nadie se vea en la necesidad de venderse para da de comer a su hijo o simplemente para vivir. Prohibirla sería como volver a perseguir el beso en público o la homosexualidad. Parece mentira que el PSC entre en esos vericuetos...
En cualquier caso la prostitución del cuerpo es inocua. La que es horrorosa, y en cambio no sólo no se persigue sino que está a la orden del día, es la prostitución de la conciencia moral, de las ideas y de cualquier profesión u oficio, empezando por la política...
Una cosa es ser implacables con el proxenetismo y las mafias, y otra proponer la eliminación imposible del tráfico mercantil; imposible incluso en los regímenes en los que la seguridad material está por encima de la libertad... Lo que vale es la propuesta de Voltaire: que nadie sea tan rico que pueda comprar a otro, ni tan pobre que se vea en la necesidad de venderse. Esto es lo que hay que evitar. Lo otro, la propuesta en sí misma del PSC es ganas de llamar la atención, en cierto modo la prostitución precisamente de un propósito al carecer en absoluto de un mínimo recorrido...

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario