jueves, 28 de junio de 2018

DOS ASPIRANTES A LIDERESAS CON HECHURA DE SÚBDITAS


Lazarillo

Aunque las dos justifiquen su actitud por razón de respeto a la corona, lo cierto es que una reclinación de esa guisa es la propia de las súbditas ente el monarca y tiene su origen en los tiempos remotos en que tal proceder era el debido al rey, sagrado otrora, además de inviolable, como ahora. Desde que con la revolución de 1868, llamada La Gloriosa,  Henri Gignan copió literalmente aquel grafiti  en el Ministerio de Hacienda que decía "Cayó para siempre la raza espuria de los Borbones. Castigo justo a su perversidad", hay una España que sueña con la República y no va a dejar de hacerlo por más que se inventen y publiciten soberanos demócratas enfrentados a esperpénticos episodios golpistas. Para buena parte de la sociedad, entre la que es obligado mencionar a esa juventud sin futuro afectada por el desempleo en casi un 40 por ciento, resulta ridícula -tal como la enuncia la foto- la actitud de estas dos damas llamadas a liderar el Partido Popular tras el derrocamiento y retirada a la registraduría de la propiedad de Santa Pola de M. Rajoy. Tal como se presentan las primarias de ese partido, además, se diría que esas dos señoras pugnan por encabezar una formación política tan mermada en afiliación practicante que, una de dos, o nunca tuvo el PP los inscritos de los que presumió -cientos de miles, un millón-, o lo que primaba era figurar sin pagar las cuotas de militante, dado que lo suyo en el partido podría ser cobrar (en negro) antes que pagar, a la vista de los ejemplos en la cúpula.

DdA, XIV/3890 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario