lunes, 14 de mayo de 2018

LA MADONNA DE LUCCA

José Carlos Díaz
Texto y foto

Como si de pronto se hubiera vuelto a la vida,
la Madonna de los altares
pedía limosna a las puertas del templo:
el manto era casi un andrajo,
la corona, unas greñas mugrientas,
y su niño Jesús, un gitanillo mañoso
que descuidaba por las calles
las carteras de los incautos.

DdA. IV/3848 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario