jueves, 26 de abril de 2018

SCORSESE CUENTA LA MAFIA Y CIFUENTES LA REPRESENTA


Jaime Poncela
Artículos de Saldo

A causa de alguna extraña alineación planetaria, justicia poética o simple y pedestre casualidad, dos grandes expertos en asuntos mafiosos fueron noticia al mismo tiempo. Martin Scorsese recibía el premio Princesa de las Artes, y, casi a la vez, Cristina Cifuentes entregaba la chapa tras haber superado la dosis de chorizadas permitidas en la calle Génova. Lo que pasa es que Scorsese es un experto en contar la mafia con glamour e inteligencia, con humor negro y grandes actores, mientras que Cristina Cifuentes representa a esa mafia castiza y estraperlista que tiene roña entre las uñas y que acaba cacheada en la trastienda de un Eroski por robar crema de las manos, o pescada falsificando títulos universitarios muy chapuceramente con un bolígrafo Bic.
No son lo mismo los gangs de Nueva York contados por Scorsese con puños y navajas, que las bandas navajeras que se destripan dentro del PP y que responden a los perfiles zafios de Cifuentes, Hernando, González o el capo Mariano. Claro que tampoco es lo mismo dejarse ver con Joe Pesci que con Bárcenas, ni subirse a un taxi conducido por Robert de Niro que tratarse con Esperanza Aguirre cuando aparca en doble fila.
Para tratar con la basura que produce la sociedad es necesario elevarse muchos metros por encima de ella para desentrañar sus claves y educar visualmente a toda una generación acerca de los resortes que mueven la avaricia, la ira, la violencia o la venganza. Scorsese ha tejido obras maestras con la esencia de estos mimbres de la bajeza humana que, de por sí, dan miedo. Cifuentes y su peña solo consiguen dar asco por su falta de estilo hasta para ser unos estafadores. La miseria humana retratada por Scorsese a través de tipos con trajes de seda y gatillo fácil produce vértigo, curiosidad, compasión o morbo. Cuando esa misma miseria la practican políticos como Cifuentes y sus gangs of Madrid, solo producen exasperación, vómito y mucho aburrimiento. Es la diferencia entre un artista y un macarra, entre el talento y la zafiedad, entre la inteligencia y la desfachatez. Seguro que el director de cine neoyorquino no tiene ni idea de quien es la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, aunque puede que él fuera el único (tal vez Coppola también) capaz de darle un poco de dignidad cinematográfica a la narración de todo lo que pasa en el PP, partido que cada vez se parece más a una versión descolorida y poligonera de “Uno de los nuestros” en la que las chonis son aún más chonis que Cifuentes y sus cremitas, y los capos también llevan un palillo en la boca aunque vistan como si estuvieran en la boda aznarita del Escorial.
Scorsese retrató también con maestría la figura del púgil sonado en blanco y negro. Ese “toro salvaje” hinchado y desfigurado siempre tendrá más dignidad en su caída que Cristina Cifuentes y los de sus casta de delincuentes de medio pelo cuando les pilla el carrito del helado. Estos no tienen ni una película.

DdA, XIV/3831

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario