sábado, 21 de abril de 2018

EL PÁRROCO DE TORENO NO VIENE DEL MONO Y NO CONFIRMA A DOS NIÑOS QUE ESTUDIAN A DARWIN

Párroco. Autor: Vic (Flickr).

"Yo no vengo del mono", se ha escuchado en la sacristía

Lazarillo
Aunque la noticia podría tener su procedencia en cualquier remota fecha del siglo XIX, sobre la que el escritor anticlerical y republicano José Nakens podría escribir en El Motín uno de sus jugosos artículos satíricos, lo cierto es que la publica Diario de León, avanzado el siglo XXI, aunque en tiempos en que se resienten las libertades y derechos por obra y gracia del partido en el Gobierno. Es de recordar que Juan Pablo II tuvo el arrojo de pedir perdón hace unos añitos y rehabilitar a Darwin, aunque con cierto retraso. El 24 de octubre de 1996 Wojtyla reconocía públicamente que el evolucionismo «es ya más que una sola hipótesis», algo que entonces le resultó escandaloso a algunas peñas o sectas de fundamentalistas católicos, pues ya se sabe que durante muchos siglos la iglesia de Roma había sostenido y explicado el origen del Universo y de la especie humana ateniéndose literalmente al relato bíblico del Génesis, en el que Dios crea el mundo en siete días y al hombre del barro de la tierra. De aquellos fundamentalistas queda uno en tierras bercianas, cuya imagen ilustra la noticia:
Leo:
«¡Yo no vengo del mono!», se ha escuchado en la sacristía.
El padre Manuel Bueno ha sido el protagonista de la catequesis en una iglesia de Toreno, Ponferrada. «Hay unos cuantos hombres listos, sabelotodos, inventores de falacias que dicen que venimos del mono», recuerda haber explicado a los dos niños que estudian la teoría de la evolución en sus colegios. «El mono y la mona producen monitos», les aclaró, «hasta ahora». Según el padre Bueno, «algunos científicos modernos han tratado de despojar a Dios de su simpatía por el hombre, que es la perfecta creación de Dios» y añade: «si crees en la teoría de la evolución allá tú, pero que sepas que vas directo a las calderas de Pedro Botero, y luego no me vengas diciendo que no te avisé».
De momento, el párroco ha expulsado de la catequesis para la Confirmación a los dos niños que estudian el darwinismo en sus colegios. Las madres han llevado el caso al Obispado de Astorga, no obstante, nada han conseguido. «¡Que si quieres arroz, Catalina!», han declarado indignadas a este medio.
«A mí no me trajo la cigüeña, ni vengo de ningún mono, a mi me creó Dios en el vientre de mi madre», comentan en privado fuentes del obispado. Y rechazan de plano que los niños puedan llegar a confirmarse. «Dios creó al hombre del barro y a la mujer de su costilla, es lo que nos han explicado siempre y es lo razonable», zanjó el párroco berciano.

DdA, XIV/3826

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario