domingo, 29 de abril de 2018

"EL PAÍS" QUIERE VOLVER A SUS ORÍGENES...UN POCO TARDE



Félix Población

Una información que publica hoy el diario El Español señala que tras el precipitado despido de Juan Luis Cebrián del diario El País como presidente del mismo, del que fue su primer director desde la salida a la calle del periódico en  1976, es previsible la del periodista que ocupa la dirección del periódico, Antonio Caño, que lo es desde el año 2014 con una ejecutoria en verdad pobre. 

El cambio obedece a una previsible variación en la línea ideológica del periódico hacia posiciones más de izquierda, habida cuenta la notable caída experimentada por el rotativo en los últimos años, con un desplome en su difusión del 32 por ciento y una caída en ventas del 36. 

Aunque las informaciones confirmadas por  El Español indican que las razones de la salida de Caño son meramente profesionales y tienen que ver con la gestión que ha realizado en los últimos años, un periodo en el que además se ha puesto en contra a prácticamente toda la redacción del diario, la misma información añade que en esta decisión de sustituir a Caño ha influido el objetivo de Prisa, la empresa editora, de dar un giro a la izquierda de todos sus medios, con el propósito de recuperar sus lectores y audiencia histórica.

Llama la atención que el apuntado descenso en difusión y ventas del diario, desde que Caño fue nombrado director hace cuatro años, no haya comportado una sustitución en la dirección hasta el despido de Cebrián, habida cuenta que también el rotativo perdió su primer puesto en difusión  de la edición digital, que ahora ocupa el diario El Mundo

Ha sido necesario que se le retirara a Cebrián todos sus poderes, tanto en la sociedad editora del periódico como en el consejo editorial de Prisa, para intentar, a través de la composición de un nuevo equilibrio accionarial en el consejo y la configuración por parte de Manuel Mirat de un nuevo equipo directivo, que la compañía vuelva a sus orígenes

Se me antoja un poco tarde. Sobre todo porque, mientra El País se derechizaba hasta extremos que lo han llegado a confundir con la prensa más conservadora, nuevos diarios digitales se han situado en posiciones más concordes y sobre todo más coherentes con un periodismo progresista, sin el cual posiblemente no hubiéramos tenido buena parte de las exclusivas en materia de corrupción que esos medios han publicado en los últimos años. El periodismo, como el pensamiento -que cantaba Aute- no puede tormar asiento, ni acomodarse al poder.

DdA, XIV/3834

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario