viernes, 23 de marzo de 2018

SOBRE LA AMISTAD EN TIEMPO DE REDES



Jaime Richart

No cabe duda de que hoy día, gracias a las Redes Sociales, se puede preservar mucho más fácilmente la amistad. En otro tiempo el aburrimiento podía llevar a la búsqueda del amigo para huir de él, y ello podría comprometerla tonta­mente. Pero hoy día podemos más fácilmente separar con cierta destreza el trato social a secas, del trato con el amigo o la amiga. Pues por un lado podemos atender al trato so­cial en vivo y en directo, por otro al trato virtual al alcance de todos con otros, y, por otro al amigo o a la amiga en per­sona tratándole en general al margen de la comunicación virtual que no sea útil, coyuntural o estricta.
Si bien también hoy en día la amistad puede adolecer de una aridez antes impensable. Pues no sé cómo y en qué medida el correo cibernético y demás, reemplazan al género episto­lar que existió hasta ayer. Me cuesta trabajo pensar que este género se mantenga hoy con las mismas propiedades que tenía la carta cuidada con esmero hasta que era depositada en el buzón. Por ejemplo, la impaciencia y la precipitación presentes en la facilona espontaneidad que nos brinda la tec­nología en este aspecto, pueden influir y erosionar la rela­ción amistosa por muy sólida que sea, preservada antes por el tiempo que transcurría entre la carta y la respuesta. Pero en todo caso y por otra parte, como digo al principio, también se preserva con mayor eficacia la amistad pres­tando atención a las relaciones virtuales, pues, como dice Marco Tulio Cicerón, el mucho contacto consume la amis­tad, el respeto la conserva y la confidencia la corrompe.
Desde luego parece claro que quien dice tener muchos ami­gos es porque en realidad no tiene ninguno en el que con­fiar y confunde amistad con amiguismo. Pues si es cierto que tener un amigo es como tener un tesoro, difícil­mente se pueden amontonar tesoros. Sin embargo, en este orden de cosas hoy hay otra ventaja, y es que aunque es más fácil hoy en día confundir la amistad con solicitudes de amistad, también es un placebo almacenar amigos virtuales que pueden compensar alguna de nuestras frustraciones...

DdA, XIV/3801

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario