jueves, 29 de marzo de 2018

DE LOS CRISTOS, BOTIJOS Y TOROS, AL VINO UNIVERSAL Y MEDITERRÁNO

No hay texto alternativo automático disponible.

Octavio Colis

Con la fotografía de la pintura del metro que publiqué ayer aquí [Octavio Colis FB] han aparecido otras (siempre encuentro archivos sin revisar), y hay varias con toro. Ésta es a propósito de la Semana Santa en España, que junto con otra sobre la fiesta cruel las vendí a una chica alemana en los años 80, cuando se vendía pintura. De aquella época fueron también varios dibujos que publiqué en el suplemento dominical de El País, y una portada de la revista GRATIX, dibujo grande del que no tengo fotografía pero que el original cuelga en las paredes de la casa de Cristina y Antonio en Málaga. El Cristo Torero le gustó mucho a Achille Bonito Oliva, gurú de la Transvanguardia Italiana, que visitó mi taller de la calle Monteleón en aquellos años. Lo pinté con la untuosa tinta serigráfica Sericol disuelta en trementina rectificada, sobre pasta de papel que hacía yo, extendida en tela de algodón, montado en bastidor. 45 cm x 38 cm. Me parece que la fotografía es de Antonio. Entonces tenía yo treinta y pocos años, de los treinta a los cuarenta pinté y escribí mucho sobre árboles y ríos maltratados, toros y espectadores, y sobre botijos, con los botijos estuve mucho tiempo entretenido, Chicho Sánchez Ferlosio me dijo que le parecía que estaba yo trabajando con ellos la profundidad del carácter ibérico de los españoles: cristos, botijos y toros. Ahora escribo y dibujo sobre el vino, que es universal y mediterráneo, aunque sé que como decía Álvaro Cunqueiro: “aunque uno se lance a soñar con el vino de Amandi, nunca maduro, grato a Augusto, buscándole parientes mayores por el sur, es cosa del magín, que no de la verdadera historia” (La cocina cristiana de Occidente, yo lo tengo en la reciente publicación de Austral, 2015). El vino de Amandi es de la denominación de origen gallega, de la Ribera Sacra que riega el Sil. Y Cunqueiro fue un magnífico escritor gallego, aunque afrancesado y barroco, esto último a la profunda manera de serlo de los gallegos.

DdA, XIV/3806

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario