jueves, 1 de febrero de 2018

DE ETA SON MÁS BIEN LOS QUE AMENAZAN DE MUERTE




Félix Población

Hay en este país nuestro un único comunicador al que la justicia le ha permitido amenazar de muerte a unos políticos, democráticamente elegidos para representar a un buen sector de la ciudadanía, sin que tan grave e inadmisible comportamiento haya tenido la sanción correspondiente. 

Si se considera que este sujeto ha recibido las máximas facilidades para montar su personal empresa mediática gracias al apoyo de una madrina gobernadora, hoy ya caduca, que aspiró en su día a liderar al Partido Popular, hay que sacar una vez más en conclusión que la justicia no es igual para todos, pues una amenaza de tal entidad por parte de cualquier otro profesional de la comunicación que no contara con esos respaldos habría merecido la correspondiente pena. Lo saben muy bien quienes por mucho menos las han sufrido, incluso sin que hubiera motivo para ello. 

No  fue así con este individuo, al que periódicos de difusión nacional tienen en la nómina de sus colaboradores y desde donde de vez en cuando esparcen algo más de basura para hacerse notar en las redes, tan copadas de inmundicia. Lo acaba de lograr con relación nuevamente a Podemos, vinculando a este partido con ETA y la falta de aseo de algunos de sus líderes, esto es, en el más rancio estilo de aquella España ultramontana que embarcó al país en las guerras carlistas y no paró hasta la crudelísima guerra de los tres años, con su consiguiente y larga etapa represora. 

Que quien se permitió amenazar de muerte impunemente a los dirigentes del partido morado, tal como hiciera la desaparecida organización terrorista vasca durante tantos años contra políticos y empresarios de aquel país, sea precisamente el que utilice a ETA para difamar a los amenazados, debería ser motivo de reflexión para el director del diario El Mundo, en el que ese sujeto colabora. 

No me gustaría pensar que ese periódico, al eliminar de su cabecera el apositivo “del siglo XXI”, lo hizo porque al contar con columnistas de esa catadura, que loan toisones y propalan infamias, no podía aspirar a tanto.

DdA, XIV/3761

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario