martes, 3 de octubre de 2017

NI EL 155, NI UNA CHAPUCERA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA



Félix Población

Leo una información según la cual VOX, el partido ultraderechista hasta ahora insignificante en la escena política española, ha incrementado el número de sus afiliados en una 20 por ciento en el transcurso del último mes de septiembre. Tan substancial aumento se debe con toda seguridad a los efectos que está logrando en el resto de España el proceso independentista llevado a cabo en Cataluña de modo unilateral. A los nuevos afiliados de VOX posiblemente no les baste con la brutal represión policial llevada a cabo el pasado domingo en Barcelona.

Ayer, el señor Rivera, después de su entrevista con Rajoy, se mostró partidario de aplicar en Cataluña el artículo 155 de la Constitución ante la actitud del presidente de la Generalitat de proclamar unilateralmente la independencia. El secretario general del PSOE, tras esa misma charla con el presidente del gobierno, se inclina más por intentar el diálogo mientras haya posibilidades. Vale más no pensar en el riesgo que comportaría no haberlas.

Sin embargo, Pedro Sánchez no está en la mesa convocada por Unidos Podemos y otros partidos en Zaragoza para que ese diálogo sea realizable cuando más necesario y urgente es, no sabemos si por sentirse nuevamente actor secundario en esta iniciativa y no haber sido el PSOE el que la propusiera, o porque su inclinación es una vez más la de aquel partido que pretendió liderar la baronesa andalusí y que fue derrotado por el voto de la militancia.

Vamos a tener muy pronto, con toda seguridad, la declaración unilateral de independencia de Cataluña, porque el govern está obligado a dar la respuesta prometida a quienes se jugaron el tipo votando el pasado domingo. Mucho me temo que Rajoy aplique el artículo 155 entonces y Ciudadanos comparta y aplauda esa medida. 

¿Qué hará el PSOE? Debería estar donde su militancia quiso cuando ratificó aquello de “no es no” a un nuevo gobierno de don Mariano, cuya responsabilidad en haber llevado el conflicto catalán hasta aquí -con el bochornoso colofón del pasado domingo- es máxima desde aquel recurso al Estatut de 2006. Lamentable resulta plantearse esta pregunta al día de hoy cuando tan perentorio es buscar una salida que no sea ni la chapucera declaración unilateral de independencia de Puigdemont ni la temeraria propuesta de Albert Rivera, propia de VOX.

PS.- Victoria arrolladora del Partido Socialista de Portugal en las elecciones municipales como consecuencia del buen gobierno de la nación en confluencia con otros partidos de la izquierda. Quisiera ser portugués.

1 comentario:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario