jueves, 3 de agosto de 2017

LA TRAPERÍA DE BENAVENTE, UNA PENSIÓN MUY HOSPITALARIA



Lazarillo

La ciudad de Benavente es cruce de caminos, desde el sur al norte, para acceder a las costas de Asturias y Galicia. Puede que quienes la gestionan no sean conscientes todavía de que esa localidad puede ser un buen lugar de parada y fonda para quienes se desplazan desde el sur del país o salen de Madrid a una hora tardía y precisan hacer noche en el camino. Benavente tiene su atractivo histórico-monumental y debería resaltarlo, con visitas recomendables al Castillo de la Mota y a las iglesias de santa María del Azogue y san Juan del Mercado, que datan del siglo XII. También ofrece esa localidad un buen itinerario de tapeo nocturno, para alojarse después y descansar a fondo en una pensión de las más evocadoras, tranquilas y hospitalarias que pueda imaginar el viajero. La trapería, que así se llama el hostal, está ubicada en el mismo centro urbano, pero una vez traspasado el umbral y respirar su ambientación y la espaciosidad de su interior, con su patio blanco y vegetal y sus habitaciones de una sencilla calidez familiar, se tendrá la sensación de haber ingresado en otro tiempo, más calmo y afín al escenario doméstico de nuestros abuelos, pero con la confortabilidad de nuestros días. A los huéspedes que allí disfruten de un sueño profundo y reparador, les aguarda a la mañana siguiente un desayuno casero y sabroso que no olvidarán, así como tampoco pasarán por alto la natural amabilidad y simpatía de trato de Ana y Javier, siempre a su disposición.

DdA, XIV/3600 

1 comentario:

Angeles dijo...

Me encanta, pero con los salarios que barajamos me es imposible salid siquiera de casa.

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario