martes, 6 de junio de 2017

SUSANA DÍAZ, VALDERAS Y LA MOCIÓN DE CENSURA




Félix Población

No son pocos los militantes del PSOE que consideran a Susana Díaz muy dañada y despechada por las heridas de la derrota, según se pudo observar el mismo día en que se supo que su máximo adversario en el partido había logrado volver a la secretaría general con una apabullante victoria. 

No sé si por ese resquemor, la estrategia que se ha puesto en marcha en el PSOE de su jurisdicción (Andalucía) es aquella del “divide y vencerás”, para lo cual ha empezado por nombrar al exlíder de Izquierda Unida en aquella comunidad como comisionado de Memoria Histórica (60.000 euros anuales). Visto que Diego Valderas encabeza el sector crítico de IU contra la nueva dirección encabezada por Antonio Maillo, lo que la baronesa andalusí pretende es sembrar la discordia en Izquierda Unida, aliada de Podemos.  

Dicen que el nombramiento ha causado tanta sorpresa en IU como en la consejería de cultura, al no estar recogido entre las competencias memorialistas de la ley pertinente recientemente aprobada. En teoría, su papel sería coordinar el desarrollo de dicha ley, un proyecto impulsado en el mandato anterior, con Valderas como vicepresidente del gobierno encabezado por Díaz. 

Teniendo en cuenta que Diego Valderas ha aceptado el puesto, a pesar de la petición de Maíllo de que lo rechazara, y que en unas semanas la asamblea regional de IU elegirá la nueva ejecutiva, es muy probable que el PSOE de doña Susana emplee en Andalucía la táctica de su mentor González: ganarse a quienes en Izquierda Unida se mueven por la ambición política de poder antes que por su conciencia. Hubo unos cuantos.

Puestos a especular en un ámbito más dilatado de acción, no sería de extrañar en un porvenir inmediato que todo el afán estratégico del PSOE de Sánchez se centre en algo similar con Unidos Podemos (UP), visto que al día de hoy su objetivo no parece otro que restarle los votos que el Partido Socialista perdió por la izquierda.

Atención al espectáculo porque la función va a comenzar el próximo día 13 con la moción de censura. Ya les adelanto que, a pesar de los reproches del PSOE, PP y Ciudadanos, puede que sea la moción de censura con más expectación de la historia. Lo dirán los índices de audiencia, y eso será, de momento, la primera victoria de Unidos Podemos, con la consiguiente derrota del despectivo censurado.


DdA, XIV/3556

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario