lunes, 5 de junio de 2017

DE LAS MEDALLAS A LAS VÍRGENES Y LA TAUROMAQUIA


La Patrona, en su retablo de la iglesia de Santo Domingo, en Cádiz.

Félix Población

Me ha sorprendido y defraudado mucho que Pablo Iglesias haya hecho hace unos días la que a mi juicio es su más incomprensible e incoherente declaración pública, impropia de quien con todo merecimiento se ha ganado en poco más de tres años el liderazgo que ocupa en el escenario político español. 

Como esa declaración ha venido, además, después del artículo que en este mismo sentido y sobre  el mismo asunto hizo el profesor Juan Carlos Monedero, pareciera que ambos hayan sido víctimas de un consenso forzado para no tratar de disentir con el alcalde de Cádiz, después de que la Comisión de Honores y Distinciones del Ayuntamiento gaditano aprobara conceder la Medalla de Oro a la Virgen del Rosario, patrona de la ciudad.

Lo que más me ha llamado la atención en el secretario general de un partido que se dice laico, es que  haya aludido a la tradición anarquista y liberal de Cádiz, como si el histórico alcalde libertario de esa ciudad Fermín Salvochea -que lo fue durante la primera República, en 1873- hubiera comprendido también la actitud de su sucesor, cuyo despacho está presidido por retrato del histórico líder anarquista. Consúltese la gestión de Salvochea en ese municipio y se comprobará hasta qué punto distan uno y otro alcalde de avenirse en esa materia. 

En cuanto a lo que dice Pablo Iglesias del respeto que los urbanitas de izquierda debemos tener con respecto a esa tradiciones tan arraigadas en el pueblo, todo el respeto que se quiera, pero exactamente el mismo que debe merecer un partido que se dice laico si se atiene a cumplir con lo que representa. Si no lo hace, le está faltando el respeto a sí mismo y a quienes lo votan, entre otras razones, por ser coherente con la laicidad que postula. 

Asegurar en su declaración, como dijo Iglesias,  que Kichi ha manejado el asunto de la Virgen del Rosario de una manera muy laica  en el sentido de que se trata de una muestra de respeto a los sentimientos populares, demostrando que hay que convivir con distintos parecer y tradiciones, me parece una burla de las ideas y sentimientos laicos, constantemente burlados y menospreciados en este país constitucionalmente aconfesional no solo por quienes no los comparten sino por quienes como el PSOE hacen ostentación de los mismos para luego mantener actitudes confesionales manifiestas cuando llegan a las instituciones. 

Apruebo por eso totalmente lo que hoy sostiene en un artículo Ruth Toledado cuando dice que lo políticos que aparcan sus ideas para contentar a susceptibles votantes cometen un error porque los principios éticos deben estar por encima de las expectativas electorales.  Y se refiere Toledano a otra cuestión que debería tener en cuenta Iglesias, en referencia a aquella presencia suya en El Hormiguero, cuando le instaron a podar las ramas que le sobraban al árbol de España. Yo también recuerdo que  no podó la de la tauromaquia y sí la de los privilegios de la iglesia de las vírgenes. Ese día puede que ganara el alivio de unos cuantos –como escribe la citada articulista-, pero perdió la confianza (y el voto) de muchos más: ciudadanos que no pueden concebir un cambio que consienta en que esa tortura sea legal.

+@Alberto Garzón: No soy fan de las medallas y menos a seres inanimados.

DdA, XIV/3555

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario