viernes, 19 de mayo de 2017

LA ONDA DE HERRERA RESPIRA ODIO


La imagen puede contener: 1 persona, texto
Lazarillo

Desde los tiempos en que un tal Losantos inició su prédica basada en el odio a través los micrófonos de la emisora de la obispalía, la cadena Cope de radio no ha dejado de hacerlo, pese a la enmienda que supuso en aquella línea el cese en su nómina del locutor turolense, al que la señora Aguirre concedió otras platafomas mediáticas que tienen por sustentación esa misma lacra. Ahora quien la abona cada día es Carlos Herrera, al que la misma iglesia del papa Francisco que en Roma propugna amor y fraternidad, paga con un estipendio más que generoso (más que a Caritas) por propalar  -bien sea él o sus colaboradores- comentarios de tanto fuste evangélico como el que vomita un tal Santiago González, según se puede leer. Desconozco si Pablo Echenique va a tomarse la molestia de responder con el sentido del humor que se merece ese exabrupto bilioso, porque quienes así se manifiestan sólo merecen el más indiferente de los desprecios, pero como este país se merece algo más que silencio ante la propagación de esos energúmenos en medios como el citado o 13 TV -también de los respetables monseñores-, no estaría mal una lección más de ese humor cáustico que en ocasiones caracteriza al aludido. Al menos nos podíamos reír de la mierda y los mierdas que esparcen tanto de sí mismos. 

PD.- Debo felicitar desde aquí a Ramón Espinar, diputado de la Asamblea de Madrid, quien después de haber recibido la orden de callar por parte de un tal Espada, el de las revueltas guedejas, en el programa televisivo de Ana Rosa, instó al susodicho tertuliano de esa señora a emplear una argumentación más propio del debate democrático que del más negro y oscuro tiempo de silencio. Quizá no sepa o le cueste mucho aprender.

DdA, XIV/3540

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario