jueves, 25 de mayo de 2017

CREER Y DESTRUIR: LOS INTELECTUALES Y EL NAZISMO


Lazarillo

La editorial Acantilado anuncia la llegada a las librerías en estas fechas de un título tan elocuente como oportuno en los tiempos que corren, con la ultraderecha ganando votos en las urnas europeas y los intelectuales, en general, no muy activos ante lo que se nos podría venir encima. Se trata de esta obra de Christian Ingrao (Clermont Ferrand, 1970), donde -según la crítica que hemos leído en Le Monde- el autor muestra [...] con cuánta habilidad los fundadores del Reich, para poner en prácticas sus propias ideas siniestras, supieron utilizar a las jóvenes elites intelectuales: promovieron sus trabajos y satisficieron sus intereses
Tenían apenas treinta años cuando Adolf Hitler llegó al poder: eran juristas, economistas, filólogos, filósofos e historiadores. ¿Por qué decidieron formar parte de los órganos de represión del Tercer Reich? Tras acceder a los archivos del SD y de las SS, el autor investigó la trayectoria de un buen número de estos académicos. Este estudio pionero muestra que el exterminio en los campos de concentración, lejos de obedecer únicamente a la demencial mentalidad del Führer, se anclaba en un sistema de creencias compartidas por muchos de los miembros de la generación que creció en la Alemania derrotada y sometida al Tratado de Versalles. Y en buena medida, la historia del nazismo se erige sobre las experiencias personales -de fervor y de resentimiento- de estos hombres, tan ávidos de creer en su nación como de destruir lo que pareciera amenazarla: ellos teorizaron y planificaron la eliminación de veinte millones de individuos de raza «inferior» y organizaron e intervinieron en el exterminio de un millón de personas. "Eran apuestos, brillantes, inteligentes, cultivados. Fueron responsables de la muerte de varios cientos de miles de personas. Este libro cuenta su historia". Con estas primeras frase encabeza el autor el prólogo de la que fuera su tesis doctoral, redactada entre 1997 y 2001, bajo el título "Los intelectuales del servicio de información de las SS, 1900-1945". Lectura muy aconsejable, como todas las que este Lazarillo sugiere en esta bitácora.

DdA, XIV/3545

1 comentario:

Jacint Torrents Puig dijo...

Las páginas dedicadas a Heidegger -quien quiso ser el führer del Führer- en El Viejo Topo, mayo 2017, nos alertan respecto a la los intelectectuales, cuando su compromiso no es con los pobres, las víctimas y los débiles. Cuando se antepone la idea al corazón.

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario