domingo, 30 de abril de 2017

26 MINUTOS DE PUBLICIDAD CON PABLO IGLESIAS EN "LA SEXTA NOCHE"




Félix Población

Ningún político actual en España es capaz de sumar 26 minutos de publicidad durante la emisión de una entrevista en un plató de televisión. Ayer lo consiguió de nuevo el líder de Podemos en La sexta noche, a propósito de la inminente presentación de una moción de censura al actual gobierno, con interrupciones tan ridículas como plantearle una pregunta e intercalar a continuación varias pausas publicitarias. El tornadizo Patxi López, que pasó ayer también por el mismo plató al principio del programa, quedó muy lejos de esa marca.

Dos periodistas, Lucía Méndez e Hilario Pino, fueron los encargados de plantearle las preguntas a Pablo Iglesias, sin que en ningún momento supusieran dificultad alguna para el entrevistado, más que nada porque ambos periodistas formularon cuestiones con muy poca enjundia -reiterativas en algún caso-, que llevaron a Iglesias a repetirse en sus explicaciones. Me ha sorprendido especialmente que mi estimada Lucía Méndez estuviera tan poco inspirada, pues me consta su contrastada profesionalidad y perspicacia como analista política.

No tiene esas cualidades el presentador del programa -a pesar de su experiencia en el mismo-, que no sintió el mínimo bochorno en introducir unas palabras del expresidente de la Comunidad de Madrid -relativas al cuento de la financiación bolivariana de Podemos-, para que Iglesias las rebatiera sin inmutarse con la trama que ha llevado a González a la cárcel, entre otras cosas por tratar de comprar a funcionarios corruptos del gobierno de aquel país. 

Una vez más lamento que el periodismo ejercido en La Sexta –por muy crítico que pretenda ser con el secretario general del partido morado-, no esté a la altura de la capacidad política e intelectual de un entrevistado que se crece en concepto y forma, precisamente, cuando más dificultades se le plantean en el cuestionario. Pareciera que más allá de hacerle preguntas tan parvularias como si se cree mejor presidente que don Mariano (Pino), en las que Iglesias pudiera resbalar a cuenta de su ego,  o tratar de afearle sus ásperas intervenciones en el Congreso (Méndez), los informadores no encontraran otra materia -salvo Venezuela o Errejón- para ser incisivos. 

Mucho me temo que estos profesionales -los mismos siempre en los platós televisivos, como si fuera imposible renovarlos- purguen la rutina de tratar con políticos en extremo convencionales, pura retórica yerma, y con Pablo Iglesias no supieran o no pudieran hacer otra cosa que facilitar a este la reiteración en sus respuestas, tal como ocurrió ayer, con un manifiesto desaprovechamiento de su personalidad no sólo como político con una nueva visión del país y una indudable capacidad de comunicación,  sino como politólogo con una cualificada formación académica.

DdA, XIV/3523

6 comentarios:

Juan Omar Ruiz Correa dijo...

Me parece formidable que el enemigo invite a una persona con razonamiento ,para defender al pueblo,de mas es decir que la mentira y el engaño desgracia de la que cuentan los dueños de una parte de este hermoso pueblo,terminan haciendo el ridiculo delante del futuro presidente Español

Anónimo dijo...

Los periodistas de la sexta están a la misma altura de los políticos que frecuentan.otro periodismo tiene que ser posible.

Anónimo dijo...

Los periodistas con todos mis respetos muy malos profesionales. Me hubiera gustado ver a Jesús Maraña o a Ignacio Escolar y no a estos dos que no demostraron en ningún momento estar a la altura del entrevistado y les gano por tantos el partido

Anónimo dijo...

Lucía, ni se puede ser tan reiterativa...y mal informada...quefastes a cuadros.

Servi-Eléctrica AGT dijo...

Totalmente de acuerdo, amigo...

Churripandi dijo...

Periodismo chabacano y de gran pobreza intelintelectual. De verdad que da mucha pena el nivel mediático y político de este pais.

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario