viernes, 24 de marzo de 2017

SUSANA DÍAZ, LA COSTURERA

Félix Población

Dicho sea con todos mis respetos a tan laborioso gremio, lo que la baronesa de Andalucía pretende el próximo domingo en el acto oficial de presentación de su candidatura a la secretaria general del PSOE es una tarea de muy probable e inútil costura. La España de hoy no se parece a la que reiteradamente  votó al Partido Socialista cuando no había otra opción para hacer frente al Partido Popular. 

Por eso, recurrir a las cabezas de los bandos enfrentados en el PSOE a lo largo de sus disputas habidas en los años pasados, al objeto de demostrar que doña Susana es la candidata capaz de lograr la unidad del partido, podría tener sus efectos en tiempo pretérito, pero me temo que no ahora. La lideresa andalusí ha exhortado a todos los que fueron secretarios generales del PSOE –salvo Pedro Sánchez, defenestrado bajo sus auspicios- a estar con ella en el evento de Ifema donde se oficializará su candidatura. 

Díaz pretende que con la asistencia y el aplauso de quienes desempeñaron ese puesto o pugnaron por el mismo, resplandecerá la idoneidad de su elección para que un partido fuerte y unido salga adelante. Es posible, por lo tanto, que a la cita acudan con Rodríguez Zapatero, con cuyo apoyo ya cuenta doña Susana, José Bono, Matilde Fernández, Carme Chacón, Rubalcaba y hasta Felipe González y Alfonso Guerra, ambos dos a la par en muy desafortunadas declaraciones respecto a la política española.

¿De verdad cree doña Susana que la sola convocatoria de esos nombres para respaldar su liderazgo va a permitirle aspirar con más sustentación e impulso a conseguirlo? ¿Cree acaso la señora Díaz, con la sola presencia de los mentados,  que a la militancia eso le va a provocar un ataque de amnesia inmediata y cuanto de degradante y bohornoso ocurrió para acabar con Pedro Sánchez en la propia sede central del partido va a desaparecer como por ensalmo de su memoria? ¿Hasta tal punto llega el grado de anquilosamiento mental, con tan vergonzoso y deplorable antecedente, entre quienes todavía creen posible una victoria de la baronesa andalusí? 

Otras políticas, otras generaciones y otros aires de renovación y regeneración democrática han llegado a la política española en los últimos años, como el propio Sánchez reconoció tardíamente, y apoyarse en los nombres de un pasado ya caduco puede ser, en efecto, una acción fallida de costura para coser un partido que podría finalmente romperse.

DdA, XIV/3496

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario