jueves, 23 de febrero de 2017

MISERIA MENTAL Y MORAL DE UN PORTAVOZ PARLAMENTARIO

El intento de agresió a Rubalcaba ocurrió en julio de 2005, 
siendo Hernando diputado raso.

Félix Población

Debemos todos felicitarnos cada vez que los medios de comunicación obtienen una victoria en su empeño por denunciar la corrupción política que afecta a este país. Al exministro Soria, que lo fue de Industria, Energía y Turismo en el anterior gobierno de Rajoy, le regalaron unas cuantas noches de hotel en Punta Cana (República Dominicana), invitado por un empresario hotelero con el que tenía amistad. Soria únicamente pagó los gastos del spa, en lugar de los 70 euros que había presentado como prueba de haber abonado el costo de una suite presidencial cuyo precio ascendía a 1300 euros por noche.

El exministro llevó a juicio a Eldiario.es por revelar esa información (¿qué esperaba Soria al hacer el recurso?) y la justicia  no sólo absolvió recientemente al periódico, sino que condenó a Soria a pagar las costas, haciendo valer la exhaustiva labor con la que los periodistas contrataron la veracidad de la noticia. Se completa de ese modo el deplorable final de la carrera política del mentado, iniciada hace casi treinta años y que a raíz de la publicación de su nombre en los papeles de Panamá lo llevó a renunciar el año pasado a sus cargos como ministro, diputado y presidente del Partido Popular en Canarias. 

Pocas veces un político mintió públicamente de modo tan descarado, incluso en un país donde tanto se usa y abusa de la falacia. No lo hizo el presidente del Gobierno hace unos días, pues se limitó a responder con su habitual retórica baladí  -casi insultante por lo cansina- a las cuestiones que sobre la corrupción y el caso Soria le planteó Pablo Iglesias, pero sí volvió a recurrir a la mendacidad quien tiene ganada alguna experiencia en la materia. 

Me refiero al portavoz Rafael Hernando, que para replicar al secretario general de Podemos pretendió comparar la condena en los tribunales de su compañero Soria con la también comprobada sarta de mentiras sobre el oro de Venezuela, tan utilizada por el PP y sus medios afines en periodo electoral como única y más reiterada herramienta de ataque contra el partido morado .

Como es sabido, constan en el currículum político de este Hernando Fraile (en torno a 30 años también) dos episodios que sin duda dibujan su catadura a la hora de evaluar su mezquindad mental y moral al emplear esas argumentaciones, propias asimismo de un avejentamiento intelectual notable: la vez que quiso pegar en el Congreso al entonces portavoz del PSOE Pérez Rubalcaba y aquella otra en que manifestó en un plató de televisión que los familiares de las víctimas del franquismo buscaban dar una sepultura digna a sus deudos por dinero. 

Al Partido Popular debería darle mucha vergüenza mantener como portavoz parlamentario a quien así ha llegado a serlo. Si no le da, será porque no la tiene y es, por lo tanto, la voz que lo representa.

PS.- A propósito de Venezuela, creo que bien viene a colación este comentario de mi apreciado Goti del Sol: ¿Se imaginan los contenidos de los medios de persuasión si en Venezuela hubiesen condenado a pena de cárcel a un rapero por escribir canciones contra Maduro? La condena a tres años y medio de cárcel por escribir unas canciones contra el rey me rejuvenece, aunque de manera no deseada. Me retrotrae al Tribunal de Orden Público, a la Ley de Vagos y Maleantes, a la de Represión de la Masonería y el Comunismo, a toda aquella maquinaria represiva del franquismo que se creía erradicada desde la sacrosanta Constitución.



DdA, XIV/3476

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario