viernes, 10 de febrero de 2017

LA VOZ DE PÉREZ DE ARTEAGA


Lazarillo

La última vez que vi a José Luis Pérez de Arteaga fue en la calle del Pez de Madrid, en compañía de su perro y con la oreja ocupada. Fue una lástima. Yo iba con prisa y el saludo fue espontáneo, a la vuelta de una esquina. No reparé en que estaba haciendo uso del móvil y que había interrumpido su conversación. Como habían pasado muchos años desde nuestros anteriores encuentros en las ruedas de prensa del INAEM y en los conciertos del Auditorio de Música de Madrid, no debió reconocerme y me despachó reprendiendo mi proceder por tratar involuntariamente de cortar o suspender su charla. Lo lamento. Estoy seguro de que también él lo hubiera lamentado en cuanto supiera mi identidad. Cuando hace unos días me enteré de su muerte a los 66 años, deploré mucho más no haber tenido aquella última conversación. Vayan estas líneas tardías como sincero reconocimiento a su excelente magisterio en el periodismo musical, que desde poco antes de nuestro conocimiento llevó a cabo en TVE y Radio Clásica. La música en la radio, en la televisión y su personalísima voz siempre estarán en el recuerdo de todos los melómanos de este país.

DdA, XIV/3465

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario