sábado, 31 de diciembre de 2016

SI TODOS ROBAN, ESCOJAMOS A QUIENES LO HACEN CON MÁS RIGOR Y SERIEDAD

Qué es un año tonto? Aquel en el que pasa todo, para acabar en nada. Ninguno de los partidos, viejos o nuevos, ha sido capaz de salir de su marasmo. Unos subieron un poco y otros bajaron un mucho, pero nadie asumía el riesgo de repetir elecciones ante el terror de encontrarse más solos ayer que anteayer.

Gregorio Morán

Un balance somero, sin entrar en muchas honduras, del año 2016 nos dejaría un poso de frustración como no creo que haya alguno similar desde las primeras elecciones de 1977. Los partidos políticos se han ido hundiendo a pedazos agarrados a sus botes salvavidas.
Estamos ensayando una fórmula para ancianos revirados que se llama “Gobierno de coalición subterráneo”, que es lo más parecido a una casa de furcias ajadas y sin otro objetivo que la cama pagada en corrupción, hasta que llegue la última morada: el lecho de piedra. Pero lo majestuoso es que todos sonríen como si se tratara de una fiesta mientras se ajustan la dentadura postiza y encajan bien la pierna ortopédica. Varias cuadrillas de muertitos, a la mexicana, nos gobiernan y aseguran que cada vez estamos mejor, ante el silencio cómplice de los medios de comunicación o de nuestra beneficiada inteligencia. ¡Nunca vivimos mejor! Podría parecer un chiste de La Codorniz, años cincuenta. ¡O Mariano o nada! Variante del antiguo “César o nada”, pero convencidos de que no hay otra opción que nada.
Y la gente se preguntará, no dentro de muchos años, ¿Y por qué no se sublevan? ¿Por cobardía o por indolencia? Si todos roban, escojamos a quienes lo hacen con mayor rigor y seriedad. Ese es el secreto de Mariano Rajoy y un partido que huele. Ni siquiera nos queda la variable cínica de Indro Montanelli, el periodista italiano, que recomendaba votar a la democracia cristiana, aunque con el decoro necesario de taparse la nariz. Todo menos el voto comunista, que para un viejo fascista como él representaba todo lo que detestaba en la vida.
Nuestro caso es más cómico. Votemos Partido Popular o Socialista, da lo mismo, la obligación de taparse la nariz es una obligación de buena crianza y un respeto a nuestra educación. La última democracia de Europa occidental es la que peor huele. Y no se salva nadie. Hasta un lugar tan singular como Cataluña, donde la mafia familiar y económica hizo de su capa un sayo durante décadas, ahora se presentan como modelos, exhibiendo esa desvergüenza de una clase política incompetente hasta para el fraude.
¿Qué es un año tonto? Aquel en el que pasa todo, para acabar en nada. Ninguno de los partidos, viejos o nuevos, ha sido capaz de salir de su marasmo. Unos subieron un poco y otros bajaron un mucho, pero nadie asumía el riesgo de repetir elecciones ante el terror de encontrarse más solos ayer que anteayer. Por lo tanto, dejarlo todo quieto a la espera de no se sabe qué; resistir, por ejemplo, pero jamás ceder. Porque la tradición hispana asegura, y hay pruebas para ello, que quien no agarra el último vagón del último tren, se queda sin viaje. No cabe la espera.
Lo destrozarán todo, de eso no hay duda, y el registrador de la propiedad sacará esa sonrisa de hiena para demostrar que no solo sabe reír sino también burlarse de sus adversarios. ¡Ay de aquellos que gritaban cuál Castelar, “No es no”.
Pobre gente que quizá duerma bien, tendrá buenas digestiones, será afectuoso con su familia y los amigos, si es que gente así es capaz de tener amigos que no sean cómplices, pero puedo prometer y prometo, que dijo el clásico, que para ninguno de ellos este año de 2016 habrá sido tonto, sino un aprendizaje para el inminente mañana. Donde volverán a negarse a sí mismos con la boca grande y se convencerán que esas gentes nuevas, recién llegadas a la política, tendrán mucho que aprender de ellos. A mentir, a demostrar que quizá su oficio sea de arrieros, como ya dijeron otros, pero habrán de asumir que un año tonto solo hace idiotas a los ciudadanos. A los profesionales les carga las pilas y les sugiere que quizá los años venideros les consentirán dejar de ser sicarios y podrán dirigir una empresa con menos compromisos. Ya no se trata de arriesgarse a ser cesado; un riesgo de altura. Si no de encontrar una buena puerta giratoria que lo borre todo.

BEZ.es  DdA, XIII/3427

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario