jueves, 22 de diciembre de 2016

¿ESTÁN ENSIMISMADOS LOS DIRIGENTES DE PODEMOS?

Julián Aceitero Gómez
El artículo Del Plan 25 a Vistalegre 2 del periodista Félix Población, publicado en este mismo medio el reciente día 21, plantea la involución que PODEMOS habría experimentado desde que presentara en el Congreso de los Diputados aquel ilusionante Plan 25: Ahora aparece ensimismado, hasta tal punto que del mismo “lo único que trasciende a la opinión pública es precisamente aquello que todos los adversarios de ese partido consideran clave para debilitar su pujanza: la sensación de rivalidad entre sus líderes más carismáticos”. Y que ésta sea su “permanente actualidad” se relacionaría con que los editorialistas de El País se hayan decantado por Iñigo Errejón para confrontar a Pablo Iglesias.

Pero la rivalidad entre estos dirigentes podría ser sólo una “sensación”, que ellos mismos y sus respectivos allegados habrían tratado de encauzar, porque, ¿qué otra cosa podrían haber hecho? En efecto, tal y como Félix Población plantea, dicha rivalidad es clave para debilitar a este partido, lo que, obviamente, sus adversarios saben. Y estos son los dueños de los medios de comunicación que, conforme al archiconocido principio DIVIDE Y VENCERÁS, habrían decidido que tal rivalidad exista SÍ o SÍ. Y ante tal hecho, cabe preguntarse ¿qué opción tendrían que haber adoptado dichos dirigentes para debilitar lo menos posible al partido que representan? 

Una posible respuesta se sustenta en una consideración previa: Que los dirigentes de PODEMOS, después del ímprobo esfuerzo electoral y parlamentario que han hecho, pudieran haber concluido que la retahíla de falsas acusaciones vertidas contra ellos por las castas política, policial, mediática y judicial, acordes con el también archiconocido principio CALUMNIA, QUE ALGO QUEDA, fueran simples pretextos o excusas con las que los integrantes de la casta electoral del tripartito PP&PSOE&C’s pudieran justificar su voto. Así pues, los dirigentes de PODEMOS habrían asumido que “no hay más cera que la que arde”. 

En este contexto, que los medios de comunicación divulguen ahora un enfrentamiento cainita entre los máximos dirigentes de PODEMOS sería otra excusa o pretexto para consumo de la casta electoral del tripartito. Y ante tal enfrentamiento, aquellos sólo podrían haber decidido si se sustentaba en lo que ellos mismos plantearan o en las calumnias que los propios medios fabricarían al respecto, siendo obvio que han aparentado su enfrentamiento o rivalidad.     


Colgado como hilo en PlazaPodemos:       

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario