miércoles, 30 de noviembre de 2016

VEN...SEREMOS

"Lo que sí que me encontré en Cuba fue una gente con unos valores que ya me gustaría que los tuviésemos aquí"  

Jordi Évole

Cerca de donde vivía, me llamaba mucho la atención una pintada en un muro donde se podía leer: "Patria o muerte". Yo era pequeño y no sabía ni de donde venía aquella frase. Luego supe que era la proclama con la que acababa sus discursos Fidel Castro. Con los años, debajo del "Patria o muerte", alguien escribió con un 'spray' negro: "Pues muerte".
En mi barrio había murales que tenían como inspiración la revolución cubana: caras del Che, el mismo "Patria o muerte" o pintadas antiimperialistas, sobre todo con motivo del "OTAN no, bases fuera". La muerte de Fidel, la recuperación de sus discursos en los informativos, esta especie de clase de historia del siglo XX en la que nos hemos sumergido las últimas horas –y que bienvenida sea- me ha llevado a· aquella época donde seguía habiendo unos cuantos que pensaban que la revolución cubana era exportable. Igual no eran tantos, pero su capacidad para hacer murales era muy superior a los otros.
He podido viajar tres veces a Cuba. La primera, la más loca (íbamos de fin de carrera) y la más dura: nos encontramos con un país que acababa de ver como se descomponía la URSS y la gente lo estaba pasando extremadamente mal. "Fue cuando más gente nos confesó por lo 'bajini' lo hartos que estaban de Castro. Los dos viajes posteriores -2008 y 2012- no fueron tan traumáticos, aunque muchos cubanos te continuaban hablando de puertas adentro de lo cuesta arriba que se les hacía seguir allí.
Lo que sí que me encontré en los tres viajes fue una gente con unos valores que ya me gustaría que los tuviésemos aquí. Valores que se podrían resumir en lo que pude leer en un póster que decoraba la pared de un modesto apartamento de La Habana Vieja: "Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas". Son palabras extraídas de un discurso de Fidel Castro del año 2000, convertidas luego en póster. No sé si él predicó con el ejemplo. No lo tengo nada claro. Pero si eso es revolución, muchos querríamos ser revolucionarios. Y si ese espíritu ha calado en su gente no me parece una mala herencia.
PD: Al "Patria o muerte" de la pintada de Cornellà le faltaba el "Venceremos". El otro día me llegó por whatssap otro juego de palabras con la frase de Fidel, mucho más poético que el añadido con 'spray' en mi barrio. Habían convertido el "Venceremos" en "Ven… seremos". Todo con acento muy a lo cubano. Cuánto arte tiene ese pueblo. 

El Periódico DdA, XIII/3400

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario