sábado, 26 de noviembre de 2016

LA BARBA DE FIDEL CASTRO Y NELSON MANDELA



Félix Población

Entre los diez más curiosos métodos de los cientos que la CIA puso en marcha para atentar contra la vida de Fidel Castro, según cuenta Fabián Escalante, miembro del servicio secreto del fallecido líder de la revolución cubana, hay uno que siempre me pareció digno de significativa reseña, pues comportaba la pérdida de lo que el Comité de Inteligencia del Senado estadounidense consideraba parte del poder mediático de Castro. En eso coincidía la CIA con mi abuelo, que siempre valoró como rasgo identificativo de Fidel su barba, cuando  poco antes de morir celebraba en la inmidad familiar la victoria del Barbudo sobre la dictadura de Batista.

La CIA calculó en 1975 que la pérdida de la barba de Fidel mostraría a su presidente como una persona débil y falible, por lo que no tuvo reparo en poner marcha un plan de asesinato que comportaba a su vez la pérdida del vello facial de Castro. Consistía el mismo en poner sal de talio (un compuesto químico utilizado en productos depilatorios) en los zapatos del comandante o en uno de los puros que fumaba habitualmente. No queda muy claro si la pérdida de vello se produciría antes de la muerte o como efecto secundario, si el envenenamiento se atajaba antes. Lo cierto es que antes o después, el líder revolucionario acabaría por quedarse barbilampiño, en detrimento de su imagen carismática. El intento de magnicidio fracasó porque no fue posible la incursión en la isla para realizarlo

Es de señalar que también con talio se quiso envenenar en 1990, en los últimos años del apartheid, a uno de los grandes amigos de Fidel Castro, Nelson Mandela, durante su largo internamiento en la cárcel. Poco después de salir de prisión, Mandela visitó Cuba, pues mucha era la admiración y la amistad que le profesó a Fidel Castro, como quedó patente en aquel viaje. Fue en La Habana donde dijo el líder sudafricano: "Soy un hombre leal y jamás olvidaré que en los momentos más sombríos de nuestra patria, en la lucha contra el apartheid, Fidel Castro estuvo a nuestro lado". 

Es muy posible que también Mandela, como el escritor y poeta uruguayo Mario Benedetti, considerase a Fidel la figura más importante del continente americano y una de las más destacadas de la historia contemporánea. Fidel ha muerto a los noventa años con la barba puesta. 


DdA, XIII/3397

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario